Ayuda de la red privada por el coronavirus aún no se concreta en Ecuador

0
252



Los médicos del sector privado tienen la predisposición de apoyar a la red pública de salud respecto a la pandemia mundial por coronavirus, pero aún no reciben respuestas por lo que no se canaliza esta ayuda.

A Ernesto Carrasco, presidente de la Federación Médica Ecuatoriana (FEM), le preocupa que la capacidad de la red pública sea superada a medida que aumenten los casos. “No hay ninguna respuesta, en el ECU911 (ayer en Quito) está la delegación de la Asociación de Clínicas Privadas, pero no hay resoluciones sobre qué hacer”.

Una opción es que la red privada asuma el resto de atenciones no vinculadas al coronavirus para que los hospitales públicos solo traten los casos de COVID-19, pero no hay acuerdos, dice Carrasco. “Los hospitales públicos de por sí estaban saturados, entonces hay que tomar medidas más fuertes”.

Otra propuesta desde la red privada es la compra de pruebas de tamizaje rápidas para detectar el coronavirus, ya usadas en China, Corea del Sur y Taiwán. “El hecho de que no estén aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no significa que no se puedan utilizar. Necesitamos herramientas rápidas para hacer diagnósticos que sí dan falsos positivos y falsos negativos, pero se puede hacer una segunda prueba porque es barata y si sale positivo allí ir a la definitiva”, explica Carrasco.

Estas son pruebas de barrido con las que se cubre a más población, como una muestra y filtro para escoger los perfiles que finalmente se van a someter al examen definitivo.

Las pruebas rápidas tienen un costo de $5. A la consulta privada llegan pacientes con sospecha de coronavirus, los que son derivados a la red pública, pero la línea del 171 se congestiona y la gente entra en pánico, dice Carrasco.

El problema es que las pruebas que se emplean en el país están caras, por lo que el Gobierno central no las tiene en abundancia.

“Tengo dos pacientes derivados como sospechosos por COVID-19 a los centros de salud y lo que hacen es enviarlos a la casa a aislarse hasta que presenten síntomas más graves, por eso hay que empezar a comprar las pruebas más rápidas. La que se usa ahora es demasiado costosa, es de biología molecular, demora 48 horas y cuesta $200. Con la rápida basta una gota de sangre en la que se buscan los anticuerpos para coronavirus, demora diez minutos y vale $5”, afirma.

La evidencia de cómo se trata esta emergencia sanitaria indica que en la red pública solo hacen la prueba a los que tienen los síntomas más graves. “A los leves los mandan a aislarse en casa, pero pueden contaminar a sus familiares, amigos”, menciona Carrasco. “En quince días recién veremos si las medidas de restricciones de movilidad dejaron resultados, tendría que empezar a bajar la curva de nuevos contagios, de lo contrario habría que tomar medidas más drásticas”, agrega.

Un total de 14 411 personas del personal sanitario de Ecuador está capacitado para atender la pandemia por coronavirus. Y hay entre 600 y 700 camas en Unidades de Cuidados Intensivos. (I)