Altibajos del precio del petróleo agitaron a casi todos los gobiernos ecuatorianos

0
51


Quito –

El crudo ecuatoriano cerró esta semana a $26,76 el barril (precio teórico al 12 de marzo de 2020), cuando el precio esperado y fijado en la proforma presupuestaria 2020 ha sido de $51,3. En pocas semanas, el coronavirus y la llamada “primera guerra mundial del petróleo” han echado abajo los precios del crudo, que apenas en enero para el Ecuador era de $50.

La caída de precios del crudo, principal producto de exportación del país, se repite y trae a la memoria los capítulos de la historia ecuatoriana de los últimos 40 o 50 años, en los cuales la volatilidad del crudo ha llevado a los gobiernos a problemas fiscales y a acumular deudas.

Desde el gobierno de Jaime Roldós hasta el de Lenín Moreno, el promedio del precio del crudo más bajo coincidió con el régimen de Fabián Alarcón, que en dos años (1997 y 1998) tuvo un crudo de $12,32. El año con el más bajo precio, en el periodo democrático, ha sido el del 98, en que llegó a $9,2 el barril.

El mejor precio se dio en el régimen de Rafael Correa, que en 10 años (2007 a 2017) registró un promedio de $69,07. En esos años hubo picos de $98,5 (2012) y bajas de $31,7 (2015).

La dependencia de la economía ecuatoriana del petróleo, la indisciplina de los gobiernos que no ahorraron cuando los precios les eran favorables y el dispendio populista han llevado al país a que se repitan los apuros económicos, recuerda Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF).

Fernando Santos Alvite, exministro de Energía, refiere que en 1972 Ecuador vendió su primer barril de petróleo en $2,5, pero enseguida la guerra árabe israelí aupó el precio a $12. “Empezamos con pie derecho la era petrolera”, dice.

El precio ha estado atado a las vicisitudes del mercado externo, afectado por guerras de precios, de poderes, e incluso ahora de una pandemia.

Santos Alvite recuerda que entre el 73 y el 80 los precios se mantuvieron estables, pero tras la caída del sah de Irán ese precio se fue a $40. Luego para el año 84 Arabia Saudita inundó el mercado de petróleo, con el propósito de impedir el desarrollo del mar del Norte y lo que buscaba era afectar el desarrollo de la Unión Soviética. Esa acción dejó a los precios bajos durante unos 20 años, añade. Pero para el 2004 China se convierte en el motor del precio, pues se vuelve un gran consumidor. Así, entre el 2010 y 2014 el barril superó los $100.

El problema de los precios altos es que incentivaron la producción de EE. UU. del petróleo de esquistos. Los productores acordaron producir más hasta que el precio bajó y se estabilizó por años en $50.

En febrero del 2020, Rusia declara esta llamada primera guerra mundial petrolera con varios actores fuertes como EE.UU., Arabia y la OPEP.

Carrera cree que frente a esta volatilidad, en vez de ahorrar y gastar menos, los gobiernos expandieron el gasto y debieron lidiar con déficit fiscales, y ninguno fue capaz de retirar los subsidios a los combustibles para una economía más sana.

Recuerda que el único periodo en el que se ahorró fue entre 2001 y 2006, cuando se creó la Ley de Responsabilidad Fiscal y se acumularon fondos por $3000 millones. La ley planteaba que para el año 2020, es decir para este año, el país debía haber logrado reducir a cero el déficit no petrolero.

Sin embargo, esa ley fue abolida por el gobierno de Rafael Correa y todos los fondos se gastaron de manera imprudente. Ahora vivimos las consecuencias de aquellos comportamientos, expresa el analista.

Santos asegura que el precio bajo se mantendrá aún en el corto y mediano plazo.

Ministro de Economía propone una cobertura petrolera

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, anunció esta semana que dentro de la ley de reforma al Código de Planificación y Finanzas Públicas que se enviará próximamente a la Asamblea Nacional para que sea debatido por los legisladores, se ha incluido una figura de cobertura petrolera, o también conocida como seguro petrolero.

La acumulación de fondos petroleros, así como la contratación de este tipo de seguros son las herramientas más eficaces contra la volatilidad del precio del crudo, admiten analistas consultados sobre la inestabilidad del mercado.

Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), considera que un gran ejemplo a seguir por Ecuador es el caso aplicado por Noruega. En 1972 Noruega empezó a explotar petróleo y conformó un fondo petrolero, para evitar que su economía dependa de este producto. Ese país europeo, que apenas tiene 5 millones de habitantes, tiene acumulados $900 000 millones en ese fondo, explica el académico y economista.

Por su parte Fernando Santos, exministro de Energía, estima como positivo que el país tenga un seguro petrolero, pero cree que esto debe ir de la mano con la creación de un fondo petrolero. Esta última propuesta, de un fondo de estabilización, ya está prevista en la Ley de Fomento Productivo, pero solo podrá conformarse cuando Ecuador genere superávit, o rentas superiores a las establecidas, lo cual aún no sucede en el país.

Santos comentó que el tema del seguro debe ser muy bien pensado, pues es un seguro muy caro, que puede llegar a costar entre $3 y $4 por barril. Su utilidad solo se siente cuando los precios caen, dijo. (I)