La grave situación política de Chile

0
24


Chile ha sido una de las economías latinoamericanas que más rápido ha crecido en las últimas décadas, debido a un marco macroeconómico sólido, que le ha permitido reducir la pobreza del 30 % en el 2000 al 6,4 % en el 2017.

En la actualidad, Chile sufre una serie protestas violentas y actos vandálicos que siguieron a manifestaciones estudiantiles contra un alza tarifaria en el subterráneo a comienzos de mes, lo que obligó al presidente Sebastián Piñera a anular la medida. Sin embargo, aunque el mandatario dio marcha atrás y se implantó un estado de emergencia, lo que restringe las libertades de reunión y movilización, e implicó la salida de miles de militares a las calles de Santiago, no se ha frenado el estallido social, que ya ha cobrado vidas.

El Gobierno reaccionó a los desmanes desatados, que terminaron con más del 80 % del subterráneo, con severos daños y más de un centenar de saqueos a supermercados y farmacias, implantando el estado de emergencia en el gran Santiago, que luego se extendió a una docena de ciudades del interior. 

Los jefes militares implantaron con frecuencia el toque de queda. La falta del subterráneo, que tiene solo una de seis líneas y que, por tanto, funciona parcialmente, derivó en la suspensión casi generalizada de clases (incluidos los universitarios) en la capital, donde viven 7 de los 18 millones de chilenos.

Foros suspendidos.

El Gobierno de Sebastián Piñera quería terminar 2019 mostrando al mundo el desarrollo de Chile. Y lo haría celebrando dos foros de índole mundial: la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 y el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico. Pero debido a la situación en el país, que acumulaba tres semanas de protestas, los tuvo que suspender. Por otra parte, los partidos estaban profundamente divididos. 

Incidentes en Viña.

Los últimos incidentes que se produjeron en Viña del Mar agravaron la situación. En el espectáculo que se realiza todos los años en este balneario, también hubo desórdenes que terminaron con el incendio al clásico hotel O’Higgins, cuya destrucción fue total, además de que la turba de los que se titulan ‘resentidos’ asaltó supermercados y almacenes, creando un verdadero caos.

Propuesta del Gobierno.

El presidente Piñera ha propuesto convocar a un referéndum para consultar si se quiere cambiar la Constitución, reformarla o redactar una nueva. Enseguida se presentó otro problema: ¿quién redactaría o modificaría la nueva Constitución? ¿El parlamento actual, un grupo mixto o nuevos miembros?

La Constitución que rige la puso en vigencia el general Pinochet, la cual fue redactada por juristas de mucho prestigio en el país; entre ellos había incluso un expresidente, como Jorge Alessandri Rodríguez. La Constitución fue respetada por todos los presidentes que lo sucedieron.

La democracia chilena.

Como una demostración del espíritu democrático que ha vivido Chile, vale recordar el siguiente episodio: el 21 de septiembre de 1998 Pinochet viajó con uno de sus nietos a Londres para realizarse una operación de hernia discal lumbar. Baltasar Garzón, juez de la Audiencia Nacional, dictó una orden de detención en su contra desde España, por su implicación en los delitos de genocidio, terrorismo internacional, torturas y desaparición de personas ocurridos en Chile durante la dictadura.

Luego de una reñida batalla legal llevada a cabo especialmente durante 1999, el ministro de Interior británico Jack Straw decidió el 2 de marzo de 2000 liberar a Pinochet, declarando que a juzgar por sus recientes exámenes médicos, no estaba en condiciones de ser juzgado.

Ese mismo día, Pinochet tomó un avión de la FACh de regreso a Chile, siendo recibido por el que fuera entonces comandante en jefe del Ejército de Chile. El Gobierno chileno presionó durante todo el proceso para que Pinochet fuese extraditado a su país, aduciendo “razones humanitarias” y el hecho de que al ser senador vitalicio poseía inmunidad diplomática. Una ajustada mayoría del Senado chileno rechazó oficialmente la detención, y el presidente Eduardo Frei llegó a convocar al Consejo de Seguridad Nacional y rechazar las peticiones fiscalizadoras del juez Garzón. El argumento fue que la permanencia de Pinochet en Londres acarreaba un grave daño a la imagen de Chile en la comunidad internacional.

Chile ha sido un ejemplo de vivir una democracia plena para los países latinoamericanos. Este movimiento de vándalos debe llegar a un acuerdo con el gobierno, unirse y formar algún partido e intervenir en el proceso democrático para recuperar la buena imagen de Chile.