A la banca también se le pediría que aporte para enfrentar crisis provocada por el coronavirus en Ecuador

0
134



Quito –

Tras cinco horas de reunión entre el ministro de Finanzas, Richard Martínez, el presidente de la Asamblea Nacional, César Litardo, y los jefes de bancadas legislativas, hubo ciertos acuerdos que harían viable la aprobación de una nueva ley urgente en materia económica que enviará el Ejecutivo.

Esto como parte del conjunto de medidas que ha planteado para superar la crisis fiscal, producto de la caída del precio del crudo a causa de los efectos del coronavirus.

A través de esa norma se crearía una contribución única del 5 % a los vehículos valuados en más de $20 000; además se incrementaría el 0,75 % a la retención a la fuente del impuesto a la renta. También se fijaría un descuento en el salario de los servidores públicos, pero eso aún está en análisis.

Según César Litardo, presidente de la Asamblea, uno de los principales acuerdos es convocar a una mesa tripartita en la que participarán Ejecutivo, Asamblea y sector financiero (banca y cooperativas), a fin de estructurar “un apoyo al desarrollo del país y su salida de la crisis desde este sector”.

Y explicó que se planteará en esta mesa, que se conformaría hoy, la reinversión de utilidades del sector financiero en la actividad productiva.

Martínez indicó que parte de los acuerdos es que el ministerio y una subcomisión de la Asamblea analice los textos de la reforma al Código de Planificación y Finanzas Públicas que llegará a la Asamblea la próxima semana.

Luego se tratarán reformas a la Ley de Mercado de Valores y una normativa en contra del contrabando.

Martínez afirmó que “hay un buen espacio para la aprobación de la ley”. Sin embargo, antes de la reunión de las bancadas, algunos legisladores manifestaron su rechazo a las medidas económicas.

Sin embargo, horas antes de la cita entre Martínez, Litardo y los jefes de bancadas, algunos asambleístas respaldaron y otros cuestionaron las medidas anunciadas por el Gobierno.

Héctor Muñoz, de SUMA, dijo que las medidas afectan a la clase trabajadora, refiriéndose a la contribución salarial que ha propuesto el Gobierno.

Entre tanto, María José Carrión, quien anunció que se desafiliará de Alianza PAIS por desacuerdos en los manejos internos, dijo que estudiará las medidas, pero se mostró preocupada por los estragos del coronavirus en el turismo.

Desde la bancada del oficialismo se indicó que la toma de decisiones “ha sido inevitable” y opinaron que las medidas anunciadas por el Gobierno son coherentes con la visión del movimiento y que buscan no afectar a los más vulnerables, por lo cual las apoyan.

Sin embargo, también hicieron su propia propuesta de alternativas: gravar con 2 puntos del IVA a productos suntuarios, revisión de contratos petroleros y una contribución del sector privado de aquellas personas que ganan más de $5000 similar a la que pagarán los funcionarios públicos.

Además propusieron gravar a las ganancias de empresas que superen lo proyectado y crear incentivos productivos como reinversión de utilidades.

La noche del pasado martes, luego de los anuncios del presidente Lenín Moreno, Martínez señaló que con las medidas se podrían obtener unos $2252 millones para el fisco.

El monto mayor tiene que ver con la reducción de los gastos en bienes y servicios y bienes de capital que contabilizan unos $ 1380 millones. (I)