Un golpe de olor que pega, pero no tanto a la plusvalía

0
78


No es el único, ni tampoco el más relevante. Tiene su impacto, sí; pero no al punto de afectar notablemente el precio o revalorización de bienes y terrenos de las urbanizaciones de la vía a Samborondón que experimentan cada día un golpe vespertino de mal olor, sobre todo las que están a partir del kilómetro cuatro hasta el diez.


LAGUNAS DE AGUAS SERVI(31376526)

La Puntilla, encerrada entre focos contaminantes

Leer más

Annie Verdesoto es corredora de bienes raíces de la zona. Ha escuchado comentarios habituales sobre los malos olores, pero considera que el factor es un visitante con el que los habitantes se han acostumbrado a convivir. Pero en lo que concierne a su labor, ha provocado que sea más difícil vender algunas propiedades. “Hay personas que por ubicación o porque alguien cercano vive por la zona ya saben del problema y aprovechan el precio, pero por lo general todas esas propiedades no registran plusvalía. Los precios han retrocedido un poco”, explica.

Para tener una idea, acota la experta, en la urbanización Parque Magno (poco antes de llegar al nuevo puente) la corredora de bienes vendió hace un año y medio un departamento por 210.000 dólares, y ahora uno de las mismas características está entre los 185.000 y 190.000 dólares, es decir de 20.000 a 25.000 dólares menos.


PUENTES PUNTILA Y SAUCES

Los puentes sobre el Daule, con distinto flujo

Leer más

Cree que el mal olor puede considerarse como uno de los factores de este decrecimiento del valor del bien, pero no el más importante. Por sobre este, cree que perjudica más la contaminación auditiva que provoca el nuevo puente que une a Guayaquil con Samborondón. “El ruido dañó la zona. Mucha gente nos decía que ahí no querían y no tanto por las lagunas de oxidación, sino por el puente. (El hedor) Es uno de los factores, pero el más notorio fue el nuevo puente”.

Henny Graf, también corredora de bienes en la concurrida avenida, incluye en la lista otro factor de peso en la ecuación: la complicada situación económica. “Eso sí ha golpeado en general al sector de bienes raíces. Es más por la crisis que por los olores (que disminuye el valor de un bien inmueble). Eso sí se lo puedo asegurar”.

Tratamiento.
 Las lagunas de oxidación y estación de bombeo Guayacanes- Samanes están del lado de Guayaquil, cerca de las urbanizaciones. 


vía a samborondón congestión

Estudio revela que el puente bajó el 8 % del tráfico en La Puntilla

Leer más

A criterio de la experta, los malos olores no son una razón tan potente como para que disminuya el valor de una casa, departamento o terreno. “He escuchado eventualmente a clientes comentar sobre los olores y hemos ido en horarios en los que se supone llegan esos olores, y hay veces que se percibe y otras no. No podría asegurar que los olores son permanentes”, comenta la corredora de bienes, quien reconoce que la plusvalía puede bajar por varias razones, no solo por un olor, pero en este caso no ha registrado decrecimiento por ese factor específico.

En ambos márgenes de la carretera que la parroquia La Puntilla de Samborondón, desde el kilómetro 3,5 hasta el diez, existen 144 urbanizaciones cuyos habitantes, en mayor o menor intensidad, deben estar atentos para que no entre ese incómodo visitante vespertino.