Incidente entre dirigentes indígenas en Riobamba revela nuevas divisiones en el movimiento

0
102



Riobamba –

Minutos antes de la rueda de prensa convocada ayer por Carlos Tagua, presidente del Movimiento Indígena de Chimborazo (MICH), hubo un enfrentamiento verbal que estuvo a punto de pasar a la agresión física entre él y un grupo liderado por Efraín Yautibug, presidente de la Unión de Comunidades y Organizaciones Indígenas de Columbe.

Mientras Yautibug acusaba a Tagua de no haber convocado a los dirigentes para adoptar resoluciones y que incluso había sido destituido, el presidente del MICH señalaba al otro por ser ‘correísta’ y afirmó que tenía evidencias: fotografías con el exvicepresidente Jorge Glas y el expresidente de la Asamblea Fernando Cordero.

Los ánimos se calmaron, pero el incidente dio pie para que Tagua señalara que el movimiento indígena pasa por momentos complicados porque después de la movilización de octubre en rechazo a las medidas del Gobierno, “se observa que grupos ideológicos externos tratan de infiltrarse en las agrupaciones indígenas, además de dividir, debilitar y alterar la paz con el fin de aprovecharse de la lucha del pueblo”.

Se refería al llamado “mariateguismo”, una corriente de izquierda afín a Leonidas Iza, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC). “Estamos muy preocupados y rechazamos el ingreso del movimiento mariateguista, que está infiltrado en las provincias… tratan de dividir, por eso llamamos a la unidad del pueblo ecuatoriano, a la unidad del pueblo indígena, para estar alertas…”, añadió.

Y también hablaron de la influencia correísta, incluso en los dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Gustavo Tenesaca, dirigente de la Ecuarunari, pidió que se llame la atención al presidente de la Conaie, Jaime Vargas, quien sin consultar a las bases y a las federaciones emitió un documento respaldando la candidatura de María Fernanda Espinosa para la secretaría de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Cómo es posible que se respalde a un personaje de esta naturaleza, que en el 2014 siendo ministra (de Rafael Correa) persiguió a los compañeros de Sarayaku, de la Ecuarunari, de la Conaie. Intentó dividirnos, intentó debilitarnos…”.

“Estamos indignados porque el correísmo intenta infiltrarse a través de nuestros dirigentes… por ello, no tenemos miedo a ser frontales para exigir respuesta de nuestro presidente”, indicó Tenesaca. (I)