Daule continúa aislado a causa de la creciente del río

0
69


Las fuertes lluvias de los últimas días y la creciente del río Pula mantienen todavía aisladas a varias familias de los recintos Los Quemados, Las Playas, La Candela y La Clemencia, en Daule; donde -por ahora- solo es posible trasladarse en canoa de palanca.


thumbnail_ASI ESTOS RECINTOS INUNDADOS

La lluvia genera daños en dos cantones del Guayas

Leer más

En otras localidades del cantón, como el recinto Las Maravillas, de la parroquia Lauren, la situación fue similar e incluso dejó daños económicos, a decir de los trabajadores, preocupante.

El río Pula también inundó los predios donde el arroz se había ya cosechado. Toda la gramínea madura quedó bajo el agua y aunque los agricultores intentaron con una cosechadora salvar lo que más podían, resultó en vano. Esta ni siquiera pudo llegar al punto donde se encontraba el producto. En el recinto La Clemencia, los afectados resultaron ser también el maíz y el fréjol.

Todos los años percibimos la misma pérdida (económica) y el mismo temor.  Aún así, nadie nos escucha, ni intenta encontrar una solución.

Tito Carranza, 
​habitante del recinto Las Maravillas

La misma problemática experimentó la población del recinto Bapao de Salitre, cuyos habitantes y negocios se vieron directamente afectados, al igual que años anteriores, por la creciente del río Los Tintos.

No me cabe en la cabeza que esto siga pasando. No entiendo cómo las autoridades, alguien, quien sea, no se preocupe por crear un plan de mitigación para esta área”, se queja Felipe Trino, de Bapao.


vía a la costa

La falta de planificación llevará más problemas a vía a la costa

Leer más

Toribio Soria, habitante de Los Quemados (Daule), coincide y detalla lo que siente la población cada vez que llega el invierno. “Esperamos con ansias los meses de sol, el verano, para levantarnos, pero estamos cansados. No es justo que el área rural del Guayas tenga que pasar siempre con el agua hasta la cintura durante estos meses.

Solo en ese recinto, advierte Guillermo Cortez, del mismo sector, son alrededor de cincuenta familias las damnificadas.