Top criptonoticias de la semana: Sanciones contra el Petro, precio de Bitcoin para 2140, Tarjeta Visa de Coinbase y mucho más

0
75



El precio de Bitcoin sube de nuevo a los 9 mil dólares. Sí, es cierto. Logramos romper la barrera de los 10 mil dólares. Y festejamos la victoria. Sin embargo, la champaña todavía estaba fría cuando volvimos a caer en las fangosas aguas de los 8 mil. No es romper una barrera. Eso es relativamente fácil. Lo difícil es mantenerse. No es solo querer. Es también poder. Y para poder se necesita fuerza. Claro que son tiempos complejos y los inversionistas no saben cómo procesar tanta información junta: El coronavirus, las tensiones geopolíticas, la guerra comercial, Brexit, las elecciones presidenciales estadounidenses, la incertidumbre regulatoria, la timidez del capital institucional y el halving. Mientras tanto, los fundamentales de Bitcoin más fuertes que nunca. Hay razones para el optimismo. Nos recuperamos un poco. ¡Qué bueno! Ahora bien, hablemos de los criptonoticias más leídas de la semana. 

En unos 120 años, en 2140, tal vez la humanidad haya desaparecido. Por el camino que vamos, no duraremos mucho. El cambio climático, las armas nucleares y las pandemias son lo primero que pensamos cuando pensamos en un futuro tan lejano. Claro que Hollywood nos ayuda. Si nos guiamos por el cine o por la literatura, nuestro futuro no es muy prometedor. Pero debemos recordar que el mundo está acabando desde hace mucho. Y, para bien o para mal, todavía estamos aquí. De un modo u otro, hemos logrado sobrevivir. El Día del Juicio no termina de llegar. Y es posible que todavía nos queden muchos siglos más en este planeta. Desde la antigüedad estamos esperando el fin. Sin embargo, aquí estamos. Y, de pronto, 120 años no parece tanto tiempo. ¿El precio de Bitcoin en 2140? 

Claro que es prácticamente imposible predecir el precio de Bitcoin para el 2140. Simplemente es demasiado tiempo. Son demasiados los imponderables. Primero, debemos asumir que Bitcoin podría sobrevivir por 120 años. Algo que todavía es sumamente prematuro. Antes de eso, tenemos que sobrevivir los próximos 10 años. Después, podríamos buscar horizontes más lejanos. Sin embargo, estos ejercicios de la imaginación son muy divertidos. Y, en cierto modo, sumamente reveladores. Nos dicen que hay optimismo. Que somos un poco ingenuos. Pero, bueno, los soñadores son los que cambian al mundo. Ahora bien, ¿cuál es valor estimado de Bitcoin para el año 2140? Según Credit Suisse, el valor se estima en 17.142.857 dólares por unidad. Si contamos las unidades perdidas, que Chainalysis estima en 4 millones, se podría estar hablando de 21.176.470 dólares por Bitcoin. 

Todo parece indicar que el futuro es híbrido. La visión totalitaria de que Bitcoin tomará el mundo aplastando todo a su paso está resultando cada vez más improbable. Claro que esto no es una derrota. Todo lo contrario. El camino de la colaboración nos puede llevar más lejos que el camino de la confrontación. Si Bitcoin se integra con sistemas ya existentes y ampliamente aceptados, su crecimiento será exponencial. Mucho se habla de la adopción. Se habla del número de comercios que aceptan Bitcoin. Hemos crecido, sí. Pero somos nada al lado de gigantes como Visa y Mastercard. Pero, ¿y si nos apoyamos sobre los hombros de estos gigantes? 

Bitcoin tiene su historia amarga con las tarjetas de débito. Estuvieron muy de moda en una época, pero luego, después a la cacería de brujas del 2018, todo cambió. Los proveedores de tarjetas vetaron a todo lo relacionado con Bitcoin y las criptomonedas con particular ensañamiento. Esto destruyó casi en su totalidad al sector. El sector sobrevivió, pero nunca logró recuperar su antiguo brío. No solo es el asunto de contar con una oferta tan limitado. De hecho, muy pocas empresas ofrecen actualmente tarjetas de débito Bitcoin. El problema es que estas empresas dependen de intermediarios. Y cuando hay muchos intermediarios siempre hay muchas trabas. Coinbase logró lo que en un momento se creía imposible. Logró deshacerse de los intermediarios. Ahora tiene un trato directo con Visa. ¡Una gran victoria para el ecosistema todo! 

Crear una criptomoneda podría parecer un juego de niños, pero en realidad no lo es. De hecho, es algo muchísimo más complicado de lo que se supone. Técnicamente, tal vez es pan comido. Porque, bueno, siempre se puede copiar y pegar el trabajo de otros. Pero una criptomoneda es mucho más que un código. Un gobierno puede imponer una moneda porque tiene el poder de hacerlo. Pero ese poder normalmente termina en la frontera. Si un gobierno quiere crear una criptomoneda de alcance global, debe contar con un apoyo global. Si la criptomoneda no despierta confianza, un decreto podría ayudar en una jurisdicción. Los ciudadanos de un territorio podrían aceptarla a regañadientes, porque no tienen más opción. Pero a nivel global, es otra historia. He ahí el dilema del petro y los criptoplanes del Gobierno venezolano. Sin credibilidad, no hay cripto que valga. 

Ciertamente que es raro ver al oro caer 4% en un solo día. El oro es un activo muy estable. Y una volatilidad así es sumamente atípica. Más extraño aún que es ver como cae junto a los mercados bursátiles. En tiempos de coronavirus, los inversionistas se están refugiando en fiat. Al parecer, el dólar está de moda. ¿Quién está vendiendo tanto oro? ¿Un país en problemas financieros, tal vez? O es probable que el oro está perdiendo sus atributos. Claro que un día atípico no nos dice mucho. Sin embargo, no me sorprendería que los inversionistas están comenzando a repensar la función del oro como instrumento financiero. Todo cambia. 

La comunidad Bitcoin, víctima de bullying a manos de los escarabajos del oro como Peter Schiff debido a la alta volatilidad de los criptoactivos, siente cierto alivio al ver una caída tan grande. Claro que existe una rivalidad entre estos dos mercados. Bitcoin, como el arrogante aspirante rebelde. Y el oro, como el arrogante viejo conservador. Las fricciones y las comparaciones dan calor a criptotwitter. Es algo que podríamos llamar “entretenimiento noticioso”. 

La triste figura de Craig Wright ha vuelto a surgir para decir sandeces. No me refiero a que Bitcoin no puede ser confiscado. Claro que puede ser confiscado. En teoría, todo lo intercambiable puede ser confiscado. El billete en mi bolsillo puede ser confiscado. La moneda de oro enterrada debajo de mi jardín puede ser confiscada. El FBI tiene muchos Bitcoins confiscados en su poder. Tim Draper pagó millones de dólares en una subasta por unos Bitcoins confiscados. Una llave privada es simplemente un secreto más. Y no hay secreto inquebrantable. Eso no es el fin del mundo. Lo patético de Craig Wright es que su campaña contra Bitcoin es ridículo y desleal. Pretende crear una realidad distópica con teorías de conspiración absurdas. Su alarmismo es para llamar la atención. Los tribunales confiscan cosas todo el tiempo. Pero falso satoshi presenta ese hecho como el apocalipsis de Bitcoin. ¡Simplemente absurdo!