Ni la OPEP puede detener el derrumbe del precio del petróleo

0
68



La cotización del petróleo en Nueva York se derrumbó ayer luego del rechazo de Rusia de aumentar los recortes de producción como propuso la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) para contener la caída de precios, lastrados por el coronavirus.

El barril de WTI de referencia en Estados Unidos para entrega en abril cayó 10,1% a 41,28 dólares. El Brent del mar del Norte para mayo también se hundió 9,4 % a 45,27 dólares en Londres, su precio de cierre más bajo en cuatro años.

Ecuador está al límite: su costo bordea los 37 y 38 dólares, mientras en el presupuesto se lo ubicó en 51 dólares. Este, por tanto, tiene un impacto sustancial en los ingresos del Estado, golpeado ya por crisis de liquidez que afronta, en buena parte, por el sobreendeudamiento del gobierno de Rafael Correa, así como su enorme gasto burocrático, corrupción y ventas anticipadas a China y otros países.

La OPEP y su principal aliado, Rusia, no lograron llegar a un acuerdo para recortar la producción y detener la caída de los precios del crudo.

“A partir del 1 de abril, teniendo en cuenta la decisión tomada hoy (viernes), ningún país, ni de la OPEP, ni de la OPEP+ está obligado a reducir la producción”, declaró el ministro ruso de Energía, Alexandre Novak a los medios, tras largas negociaciones en Viena.

Durante estas reuniones, Rusia rechazó la propuesta de la Organización de Países Exportadores de recortar 1,5 millones de barriles diarios adicionales hasta el final de 2020.

La estrategia estaba condicionada a la aprobación de los 10 aliados de la OPEP, que constituyen la OPEP+.

Principal socio del cartel de productores, “Rusia no mordió el anzuelo”, consideró Andrew Lebow de Commodity Research Group, quien recordó que la economía rusa, más diversificada que la de los socios de la OPEP, es menos dependiente del petróleo.

Segundo productor mundial de crudo por detrás de Estados Unidos y delante de Arabia Saudita, Moscú basó sus previsiones presupuestales en un barril a 42,4 dólares y se muestra satisfecho con el nivel actual de precios.