El proyecto que ve al turista como el salvavidas de Puná

0
135


Las playas y los manglares de la isla Puná presentan un alto grado de contaminación debido a la acumulación de desechos, cuyo origen se da por varios factores. Esta situación ha puesto en riesgo a los habitantes y a la biodiversidad de la zona por la insalubridad. Asimismo, ha provocado la disminución del turismo y, por lo tanto, de ingresos económicos. Las comunidades más afectadas son las de Bellavista, Cauchiche y Subida Alta.


IMG-0872

El fortín de Punta de Piedra está indefenso ante el olvido

Leer más

En el 2019, el Municipio y la Prefectura del Guayas enviaron brigadas de limpieza a la isla. Sin embargo, como lo publicó en octubre EXPRESO, esto no ha generado los resultados esperados, ya que los desechos continúan llegando. “No vale el esfuerzo de los comuneros en limpiar la playa, si en cuatro o seis horas la nueva marea traerá otra vez la basura. Debe ser algo más preciso para poder resolver el problema”, piensa César Solano, jefe de la Junta Parroquial de Cauchiche.

Ante ello, Melanie Valarezo y Lourdes Delgado, estudiantes de la carrera de Turismo de la Escuela Superior Politécnica del Litoral Espol, proponen -como proyecto de investigación de la asignatura Materia integradora- un plan de manejo de crisis ambiental para la isla Puná, a través del turismo alternativo. La base principal de la propuesta radica en desarrollar el turismo voluntario y científico en la zona.

La ejecución del proyecto, que les tomó todo un semestre desarrollarlo, generaría posibles soluciones para tratar el arribo constante de basura, permitiendo el aumento del flujo turístico.

Sigue llegando basura y se sigue acumulando en la isla. No se toma en cuenta las posibles afectaciones de la población por la insalubridad. Puná necesita ayuda urgente.

Melanie Valarezo
​autora del proyecto

“Este tipo de contaminación ha afectado la actividad turística. Las personas no visitan el lugar porque la isla se encuentra completamente sucia y aunque ellos traten de limpiar, la basura sigue llegando”, comenta Valarezo, refiriéndose a la situación.


puná

En Puná, los piratas matan por la pesca

Leer más

Para el desarrollo inicial del plan, los turistas científicos -que serían los biólogos, ingenieros ambientales, ecologistas y otros especialistas en este campo- realizarán un monitoreo para encontrar la fuente de los desechos y evaluarán su impacto en el ecosistema. Por su parte, los turistas de voluntariado se encargarán de recolectar las muestras para el monitoreo y trabajarán junto a la comunidad en las mingas. Mientras tanto, detallan las autoras, los turistas obtienen la posibilidad de convivir con los habitantes, disfrutar de los diferentes atractivos turísticos, y emprender investigaciones.

Una idea de acceso libre
Con el fin de que se ponga en práctica lo propuesto, las jóvenes pondrán a disposición de las autoridades cualquiera que sea el proyecto.
Es un proyecto viable y sencillo, piensan. Lo creen oportuno además porque las especies que habitan en las comunidades de Puná y sobre todo en el mar, se ven también afectadas por los desechos.

“La comunidad estaría dispuesta a apoyar, ya que es un beneficio para todos y generaría ingresos”, reconoce al respecto José Mendoza, presidente del GAD parroquial de Puná. A su vez, Solano también se muestra interesado ante esta propuesta. Comenta que es necesario contar con apoyo científico, puesto que se encuentra en riesgo el bienestar de la población y de las especies que habitan en ese ecosistema.

La recolección de desechos y mingas no son suficientes. Es como ponerle una curita al problema. El turismo que planeamos puede atacar otros problemas en la isla.

Lourdes Delgado
autora del proyecto de investigación


movilidad 1

EXPRESO, un puente hacia el debate social

Leer más

Como parte del proyecto, además se ha considerado la restauración de los lugares de alojamiento disponibles en las comunas de Bellavista y Cauchiche. Para lo que se estima una inversión inicial de $ 40.771,79 recuperables en un período de cinco años. Para las estudiantes, es necesario que los establecimientos se encuentren en buen estado, ya que esto garantizaría un servicio de calidad a los turistas interesados en realizar el voluntariado.