Jorge Glas advierte en audiencia de juicio de caso Sobornos que ‘falta poco’ para cambios en el país

0
175



Quito –

“Porque somos pueblo, volveremos y seremos millones”. Con la frase del indígena boliviano Tupac Amaru, el exvicepresidente procesado por el delito de cohecho, Jorge Glas, resumía el que muy pronto habría cambios en Ecuador, así como pasa en otros países de la región.

En un testimonio que duró más de tres horas, Glas no solo aseguró que es inocente en el caso Sobornos 2012-2016 y no hay una sola prueba que lo vincula con el delito de cohecho; sino que “falta muy poco”, que en el “corto plazo” o “muy pronto” se harán leyes que impidan la persecución política, que prohíban a jueces sentenciar sin prueba, y que permitirán develar el acuerdo secreto que Fiscalía firmó con Odebrecht para no procesar ni a la empresa ni a José Santos.

Mediante videoconferencia, el exvicepresidente les decía a los jueces del Tribunal de Juzgamiento: “Señores magistrados les pido una cosa: hagan justicia, no se arrodillen al poder. Ustedes también serán juzgados por la historia. (…) No se dobleguen al poder, porque además el poder es pasajero, lo hemos aprendido todos”.

El exfuncionario aseguró que este caso se armó por el delito de cohecho porque se podría sentenciar al expresidente Rafael Correa en ausencia y se lo proscribiría políticamente para las próximas elecciones.

Para Glas, el combate político se da en la arena política y no en las cortes. Por eso dice que si quieren vencer a Correa, enfréntenlo, pero, dice, no pretendan ganar el campeonato de fútbol por la no presentación del otro equipo.

Que se deseche el testimonio anticipado de la procesada Laura Terán por haber reconocido que no le constaba nada de lo que anotó por orden de Pamela Martínez; que Pamela Martínez ordenó y abusó de su poder para extorsionar a empresarios y recibir dineros cuando fue jueza constitucional; y que el brasileño Santos ha mentido y la cooperación eficaz que mantiene con la Fiscalía debe ser declarada nula, fueron los argumentos de Glas contra sus tres “acusadores”.

Aunque el testimonio era como medio de prueba para Glas, el exfuncionario dijo que los argumentos que él esgrimía a su favor le servían a Correa, a Alexis Mera, a Vinicio Alvarado, y a otros, pues ninguno de ellos firmó un contrato, ni fue parte de un comité o proceso de licitación, o de evaluación.

Criticó a la Fiscalía por haber “omitido deliberadamente” la comparecencia de testigos o procesar a personas que sí tuvieron participación directa o fueron parte de comités de contratación, de licitación, de adjudicación.

Pese a que Harrison Salcedo, defensa de Glas, solicitó cerca de 95 testigos y peritos como parte de su prueba, solo 7 personas pudieron participar. Pidió al Tribunal que suspenda la diligencia para que los que faltaban sean traídos con la fuerza pública, pero no se dio paso al requerimiento. (I)

Yo voy a estar preso hasta que Dios quiera, no hasta que ustedes digan o la fiscal quiera o el Gobierno o el presidente quiera. A mí Dios me va a sacar de la cárcel y me va a hacer justicia…”. Jorge Glas, exvicepresidente