Canaan utilizó un trato “falso” para atraer la inversión según argumenta un analista

0
76



Un informe de Marcus Aurelius Value, una organización de análisis, sostiene que el fabricante Canaan, que cotiza en NASDAQ (NASDAQ: CAN), falseó sus ingresos potenciales para el año 2020. Al menos uno de sus clientes es una supuesta parte relacionada que no puede cumplir el contrato de compra de 150 millones de dólares.

Aurelius Value también considera que la serie AvalonMiner de Canaan no es competitiva dentro del mercado ASIC, señalando que el presupuesto de I+D del fabricante es muy inferior al de competidores como Bitmain.

Tras el informe del 20 de febrero, los analistas han considerado que las acciones de la compañía no son invertibles y han revelado que han entrado en posiciones cortas.

Los representantes de Canaán respondieron a algunas de las demandas después de múltiples investigaciones de Cointelegraph. Aurelius Value, a su vez, no respondió a las preguntas de Cointelegraph sobre la metodología, pero sin embargo encontramos que algunas de las conclusiones de los analistas no son del todo correctas.

Presuntas irregularidades del cliente

El argumento central de los analistas en contra de Canaan radica en lo que dice ser una transacción altamente irregular en relación con su oferta pública inicial del 27 de noviembre.

Un mes antes de la oferta pública inicial, se estableció una “asociación estratégica” con la empresa Grandshores (HK 1647), que cotiza en la Bolsa de Hong Kong, que haría que la empresa comprara equipos por un valor de hasta 150 millones de dólares.

Esta transacción presenta varias irregularidades, según Aurelius Value. Ese pedido representaría casi la totalidad de los ingresos de Canaán en los últimos doce meses, que ascendieron a 177 millones de dólares. Además, argumentan que Grandshores no tiene forma de honrar el acuerdo, citando sus 50 millones de dólares de capitalización de mercado y 16 millones de saldo de caja.

Lo más destacable es que Grandshores parece ser una parte relacionada con Canaan. Los archivos de la Bolsa de Valores de Hong Kong indican que Yao Yongjie es su presidente, mientras que los archivos de la Comisión de Valores y Bolsa de Canaan revelan que Yao Yongjie es socio de una compañía que posee el 9.7% de las acciones de Canaan. Un perfil de Reuters hace menciones de Yongjie como un ángel inversor en Canaan.

El director de ventas de Canaan, Chen Feng, sostuvo un livestream poco antes de que se cerrara el trato, prometiendo que Canaan tenía cartas de intención para más de 500,000 unidades, lo que lo llevó a esperar ingresos de más de 1,000 millones de dólares en 2020.

Los analistas concluyeron su argumento:

“Por lo tanto, nos preguntamos si la gigantesca carta de intención de Grandshores, que consideramos en gran medida falsa, fue utilizada por CAN como un dispositivo para exagerar sus perspectivas financieras a los inversores.”

Desde una perspectiva normativa, si la conclusión de los analistas es exacta, el hecho de no incluirla como una transacción con partes relacionadas en las solicitudes de la IPO de Canaan con fecha posterior al 27 de octubre también podría tener consecuencias. Las empresas están obligadas por ley a informar de sus tratos con las entidades con las que sus accionistas o ejecutivos tienen relaciones en los archivos trimestrales y anuales de la SEC.

Los representantes de Canaan respondieron a la solicitud de Cointelegraph de comentar esta transacción. Sostuvieron que Yao Yongjie no es el propietario de la empresa interesada mencionada en los documentos y que posee menos del 1% de las acciones de Canaan.

También destacaron que el contrato de Grandshores no es un contrato de venta formal. Los representantes explicaron:

“Es un acuerdo marco entre dos partes que Canaan concedió a Grandshores como distribuidor y le permite revender no más de 150 millones de dólares de mineros”.

También se citó el carácter supuestamente informal del contrato como la razón para no incluirlo en el prospecto de la SEC, al parecer para “evitar el engaño y proteger a nuestros inversores de la IPO”, dijeron los representantes.

Cointelegraph se puso en contacto con el bufete de abogados encargado de llevar a cabo la IPO para obtener más aclaraciones, pero no recibió respuesta.

Los clientes de Canaan mencionados en los anteriores intentos de inclusión en la lista pública de Canaan en 2016 y 2017 también mostraron múltiples irregularidades, según los analistas.

Un producto y un modelo de negocio deficientes

Aurelius Value concluyó su análisis informando de los defectos percibidos en el modelo comercial y la línea de productos de Canaan. De acuerdo con los archivos de la SEC, la compañía comenzó a ofrecer ventas a crédito cuando el mercado cayó en 2018, lo que dice “causó que nuestros clientes que compraron nuestros productos para la minería de Bitcoin a crédito estuvieran menos dispuestos a hacer el pago”. Además, Canaan se vio involucrado en una demanda por no haber pagado una factura de 1.7 millones de dólares. Los analistas señalaron:

“Como mínimo, creemos que la caída de los precios de Bitcoin que comenzó a finales de 2017 ha tenido un impacto devastador en el negocio de CAN”.

Aurelius Value también sostuvo que los mineros de Canaan no son en absoluto competitivos en el mercado, informando de los datos del sitio web asicminervalue.com. Sostienen que el modelo de negocio de Canaan está “al revés”, ya que todos sus mineros simplemente generan ingresos con pérdidas.

Sin embargo, se llegó a esta conclusión utilizando los ajustes predeterminados del sitio web del agregador, que fijaron el precio de la electricidad en 0.12 dólares por kilovatio hora (KWh). Pocas operaciones mineras serían rentables a estas tasas, la mayor parte de la actividad se concentra en regiones específicas donde se puede encontrar electricidad barata. Un ejemplo de ello es Quebec, donde las tarifas pueden llegar a ser tan bajas como 0.05 dólares canadienses (0.037 USD).

En estas condiciones, los mineros de Canaan pueden ser rentables, aunque generalmente son menos eficientes en términos de relación de hashes por vatio. Mientras que la menor eficiencia podría eventualmente hacerlos obsoletos, los mineros de Canaan son a menudo mucho más baratos que ofertas similares de Bitmain.

Por ejemplo, usando precios de electricidad de 0.04 dólares, el AvalonMiner 1066 de Canaan genera un beneficio anual estimado de 1,600 dólares, mientras que cuesta aproximadamente 1,500 dólares. El S17+ de Bitmain generaría unos 3,000 dólares de beneficio a las tasas actuales, pero su precio medio es de unos 2,850 dólares. Los dos mineros se tomarían un tiempo similar para pagarse a sí mismos.

Aunque Aurelius Value plantea importantes cuestiones sobre la rentabilidad de los ASIC de Canaan, los mineros siguen siendo competitivos al menos en algunas circunstancias. Sin embargo, la industria minera de ASIC se enfrenta en general a una tremenda presión por parte del halving de Bitcoin (BTC). Bitmain, según se informa, despedido 50% de su personal en preparación para la abrupta caída de los ingresos por minería.

Las prácticas de venta poco claras y la naturaleza de la industria minera pueden apuntar a un riesgo de inversión mayor del que los mercados tradicionales estarían acostumbrados a aceptar.

No dejes de leer: