La reina Isabel fuma la pipa de la paz con su nieto Harry

0
95



Cuando se supo que el príncipe Harry de Inglaterra y su esposa, Meghan Markle, rompieron con la familia real británica, muchos se preguntaban si ese adiós se respondía a diferencias profesionales y el deseo de una vida lejos de un trabajo con tanta exposición mediática o si había algo más, como rencillas familiares o un distanciamiento sentimental.

Pese a todo este entorno, el cariño y amor del hijo menor de Lady Di con su abuela, la reina Isabel, no parece estar roto, todo lo contrario. 

De acuerdo a los medios británicos, la soberana, de 93 años, y el duque de Sussex, de 35, mantuvieron una larga y amena reunión en el castillo de Windsor.

El encuentro duró cuatro horas, según explica The Sun. Harry permanece unos días en el Reino Unido, donde llegó desde Canadá, un país en el que vive con su esposa y su hijo Archie, de nueve meses. La reina invitó a su nieto a un almuerzo en el palacio que consistió en salmón con ensalada y un té acompañado de sánduches de pepino.

Al parecer, según fuentes de Buckingham, la noble veterana le dijo a Harry: “Eres alguien muy querido y siempre serás bienvenido”. Además, la reina le dejó muy claro a su nieto que si cambiaran de opinión y quisieran volver, los recibiría con los brazos abiertos.

“La reina tenía muchas cosas de las que hablar con Harry y era el momento perfecto para que cada uno expusiera su versión. Cuando los duques anunciaron que querían marcharse todo pasó muy rápido y fue muy estresante para los implicados”, indicó la fuente.