“Guayaquil sí planificó, pero no de forma integral”

0
111


El 19 de febrero pasado, el Municipio de Guayaquil firmó un convenio con la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Católica para ejecutar programas y proyectos para la planificación de la ciudad, a corto y largo plazo. Este, un pedido que por años han realizado los académicos y urbanistas; y que constituye una de las principales críticas a la anterior administración de Jaime Nebot, y la actual.

Florencio Compte

Es arquitecto, investigador y doctor en Diseño. Decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Es autor y coautor de publicaciones sobre la historia de la arquitectura y del desarrollo urbano de Guayaquil, que han destacado incluso a nivel internacional

Luego de que se haya firmado este acuerdo, EXPRESO dialoga con Florencio Compte para conocer detalles de este plan, que se ejecuta por primera vez y que apunta, al menos eso esperan los ciudadanos, a darle fin a los problemas urbanos que tiene el Puerto Principal. Entre ellos, la necesidad de tener una ciudad verde y protegida, que priorice y proteja al peatón.


Salinas123

El deterioro de Salinas que empaña su potencial económico

Leer más

¿Cómo surge esta conexión con la universidad? ¿Por qué el convenio con ustedes

Diría que fue una confluencia de intereses mutuos. A ellos les interesa nuestro aporte y a nosotros, esa vinculación. Este nexo además surge por los encuentros que se han dado con quien dirige el departamento de Planificación del Municipio, que ha sido creado precisamente ahora. Él fue exalumno de nuestra facultad, fue mi compañero. Todo surge por este tipo de relaciones.

No hay impacto ambiental cero. Por eso vía a la costa debe optar por la propuesta que minimice más el impacto.

El convenio, según lo previsto, incluye la elaboración de proyectos. ¿De qué tipo?

Tenemos en cuenta los relacionados a la construcción de viviendas de interés social, a la mejora de la movilidad; la dotación de áreas verdes y espacios públicos, así como a la conservación del patrimonio arquitectónico en sectores como Urdesa, donde este tipo de patrimonio no está visibilizado.

¿Pero qué hay de vía a la costa? La zona con la más alta plusvalía, pero también con los mayores problemas de tráfico, contaminación y falta de cuidado al peatón. ¿Prevén proyectos para el sector?

Sí, de hecho nuestros estudiantes han realizado una investigación en el lugar. Que en vía a la costa, donde vivo hace 15 años, hay mucho que hacer es verdad, sin embargo, sería muy difícil dar una opinión ahora, puesto que hace falta elaborar un estudio integral. Hay cosas que son evidentemente necesarias. ¿Una vía alterna? Por supuesto, pues de lo contrario quedaríamos estrangulados quienes vivimos allí. Sabemos que hay problemas de manejo de zonas protegidas (lo dice en alusión a la autopista que se prevé construir en el sector, pero que afectaría al pulmón de Guayaquil, Cerro Blanco), por ello es necesario contar con un plan sectorial que integre a todos estos nuevos proyectos en una sola visión y nos dé asimismo una respuesta integral. Nosotros podemos aportar con nuestros insumos, mas es el Municipio quien tendrá que definir cuándo se hace ese plan. Tenemos interés por hacerlo, como académicos y ciudadanos.

Priorizar al peatón es la sugerencia mundial para tener una mejor ciudad. ¿Consta entre los planes de la academia crear un proyecto que responda a esta necesidad?


22

La academia plantea que Guayaquil vuelva a sus raíces

Leer más

Hay tantos temas en los que queremos aportar, no obstante el convenio se firmó hace poco. Los proyectos con los que iniciaremos se centran en la recuperación del Patrimonio; y las mejoras de vía a la costa y otros sectores sentidos, como el centro. En la facultad además, como parte del convenio, hemos creado la Unidad de Estudios Urbanos, con la que planificaremos una serie de foros que serán impartidos desde junio y se enfocarán en el Guayaquil del futuro. Con esta unidad, nuestros docentes y estudiantes de titulación realizarán investigaciones que serán financiadas por la universidad.

Los trabajos que realicen ¿serán suficientes para influir en la toma de decisiones del Cabildo?

Lo que se ha hecho ahora es ya un gran paso. Que se esté pensando en una visión de ciudad, nos hace ver que se están haciendo bien las cosas. El Municipio está creando un plan macro, en el que participa la academia y yo de forma independiente, como consultor. Aún no se sabe cuándo estará operativo, sin embargo, este año debe estar listo ya un avance significativo sobre lo que incluirá el plan. En lo personal, propongo que Guayaquil sea inclusiva, saludable, productiva y vinculada con su territorio.

Esta semana presentaremos un proyecto que busque poner en valor el patrimonio de Urdesa.

Con el acuerdo, ¿se está pagando la deuda pendiente que las autoridades tienen con Guayaquil en el campo de la planificación?

En Guayaquil ha habido distintas maneras de entender la planificación. Planificación hubo, lo que creo es que no ha sido integral. Ahora necesitamos recuperar el carácter de ciudad como conjunto de barrio para que la gente, entre otros beneficios, tenga servicios cercanos.


11

Siete acciones para que Guayaquil sea más habitable

Leer más

Hacerlo, ¿de qué forma ayudará?

De muchísimas. Propongo aplicar una tendencia desarrollada en París, denominada la ciudad de los 15 minutos. La idea es que nadie debería tener no más de 15 minutos a pie o en bicicleta, para encontrar servicios. No tiene mucho sentido desplazar hacia las periferias, las industrias no contaminantes. Hay que acercarlas a la gente y empezar a cambiar paradigmas.

Devolverle la vía al río. ¿Consta también entre sus propuestas?

El plan macrourbano determinará los proyectos prioritarios y estratégicos necesarios, a corto o mediano plazo para la ciudad.

Pero ¿es necesario recuperarlo?

Sin duda. La razón de ser de la existencia de Guayaquil es el río, y devolverle la vida reforzaría sin duda su identidad y carácter portuario. Pero esa visión tiene que estar integrada al territorio. La ciudad, en muchos casos, ha dado la espalda al río. Tiene que ser recuperado, por la visión histórica de la ciudad y para el desarrollo turístico, mejoramiento ecológico, la vinculación con el transporte integral.