Un analista afirma que el 98% de las máquinas mineras no llega a verificar las transacciones

0
79



Alex de Vries, el fundador de Digiconomist, ha dado una evaluación condenatoria de la electricidad consumida por la minería de Bitcoin (BTC) en una entrevista con el medio de comunicación británico, The Telegraph.

Según de Vries, una sola transacción de Bitcoin gasta la misma cantidad de electricidad que se necesita para alimentar un hogar británico durante 59 días, 780,650 transacciones de Visa, o 52,043 horas de video streaming en Youtube.

El artículo afirma que los beneficios anuales generados por la minería de Bitcoin son de casi 5,900 millones de dólares, con aproximadamente 4,000 millones de unidades mineras compitiendo por una parte de la recompensa en todo el mundo. A finales de agosto de 2019, se estima que los mineros de Bitcoin han generado 14,000 millones de dólares en beneficios desde la creación de la tecnología.

De Vries afirma que el 98% de las máquinas mineras nunca verificarán una transacción, lo que resulta en un enorme e improductivo gasto de electricidad. “Están participando en una especie de lotería masiva y cada 10 minutos uno tiene suerte y consigue producir el siguiente bloque”, afirma.

“Lo impactante es que la vida media de una máquina minera de bitcoin es de un año y medio, porque tenemos una nueva generación de máquinas que son mejores para hacer estos cálculos. Eso significa que es imposible para el 98 por ciento de los dispositivos durante su vida útil hacer el cálculo que realmente resulta en una recompensa. Así que el resto están funcionando inútilmente durante unos pocos años, consumiendo energía y produciendo calor, y luego simplemente se echarán a perder porque no pueden ser reutilizados. Es una locura”.

Hay una serie de cuestionamientos de fondo respecto a las declaraciones de De Vries. Él no justifica su afirmación de que hay 4 mil millones de máquinas mineras activas en la red de Bitcoin. Los cálculos internos de Cointelegraph indican que esta cifra se acerca a los 2,5 millones. De Vries también afirma que los mineros que no consiguen liberar nuevos bloques están desperdiciando energía inútilmente. Sin embargo, esto no considera la dinámica de las granjas mineras, e ignora los beneficios que un gran poder de hash proporciona a la seguridad de la red de Bitcoin.

Críticas al consumo energético estimado de la minería por parte de Digitconomist

Los cálculos de De Vries se derivan del Índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin (BECI) de Digiconomist, que muestra que el consumo de energía de Bitcoin ha alcanzado recientemente máximos históricos.

Según el BECI, la minería de Bitcoin consume actualmente alrededor de 77.78 teravatios-hora al año, lo que equivale aproximadamente al consumo de todo el país de Chile, y supera en un 13.9% al de la República Checa. Sin embargo, el índice también proporciona una estimación mínima de aproximadamente 50 teravatios-hora anuales, igual a la de Rumania.

El BECI estima que la minería de BTC da lugar a una generación de desechos electrónicos comparable a la de Luxemburgo y una huella de carbono equivalente a la de Nueva Zelandia.

En 2018, la empresa de inversiones Coinshares publicó un informe que contradice las cifras producidas por el BECI, y los datos de la empresa estiman que la electricidad consumida por los mineros es aproximadamente la mitad de la de Digiconomist.

Coinshares afirmó que sus hallazgos “contradicen estrictamente” las estimaciones del BECI, acusando al índice de estar basado en “un supuesto resultante incorrecto de una investigación inadecuada”.

La minería de Bitcoin y la energía renovable

El informe de 2018 de Coinshares determinó que la minería de bitcoin se alimenta en gran medida de energía renovable barata, en particular la hidroeléctrica, y que los combustibles fósiles representan la parte minoritaria de la demanda total de electricidad de la red.

El informe realizado por la empresa en diciembre de 2019 estima que el 73% de la electricidad utilizada para alimentar la red de Bitcoin proviene de fuentes renovables, dos tercios de las cuales están ubicadas en China.

Además, el BECI no considera los matices de los mercados de electricidad en los que los mineros de Bitcoin buscan funcionar, y el autor y defensor de la criptomoneda Andreas Antonopolous argumenta que la criptomoneda facilita una nueva forma de arbitraje que aprovecha el exceso de energía renovable que de otra forma se desperdiciaría. 

“¿Qué sucede cuando se construye una planta de 50 megavatios en un lugar donde solo tienen 15 megavatios de demanda? En algunos casos, si se trata de energía alternativa, como la eólica, la solar o la hidráulica, no se puede apagar o reducir. La has construido, y producirá, ¿y luego qué? Básicamente estás desperdiciando energía. Ahora, ¿qué pasa si, en ese entorno, puedes encontrar una manera de convertir esa energía en un almacén alternativo de valor […] utilizando la electricidad que de otra manera se desperdiciaría. Ahora, Bitcoin es un subsidio ambiental para la energía alternativa en todo el mundo”.

Mineros trasladan las instalaciones principales de Sichuan a Texas

Muchas de las principales empresas mineras han tomado recientemente medidas para establecer instalaciones emblemáticas en Texas (Estados Unidos), desviando su atención de la abundante energía hidroeléctrica que ofrece la provincia china de Sichuan. Texas sería el quinto mayor productor mundial de energía eólica si fuera una nación independiente, con el estado generando regularmente grandes excesos de electricidad.

Se cree que la instalación de Bitmain en Texas es actualmente la mayor del mundo con una capacidad de 100 megavatios. Sin embargo, esto puede no ser el caso por mucho tiempo. La empresa Northern Bitcoin, con sede en Frankfurt, planea lanzar una instalación con el triple de capacidad en Texas antes de finales de año.

Alex Liegl, el CEO de Layer1 Technologies, declaró recientemente que Texas ofrece a los mineros a gran escala “la energía más barata del mundo”. Layer1 Technologies es una empresa minera con sede en los Estados Unidos que inició sus operaciones en sus instalaciones de Texas en enero.

Layer1 lleva a cabo su trabajo utilizando una subestación de propiedad privada, y despliega contenedores de transporte llenos de equipos de minería suspendidos en líquido no conductor para su enfriamiento.

Con la tecnología y la geografía de la industria de la minería de criptomoneda en perpetuo cambio, las valoraciones como la de de Vries se consideran a menudo reduccionistas. Los comentarios sobre el consumo de electricidad de la red de Bitcoin rara vez articulan la dinámica matizada del mercado. Aunque la cantidad de electricidad utilizada en la minería BTC puede parecer grande, tres cuartas partes de la energía consumida por la red procede de una fuente renovable, gran parte de la cual puede no haber encontrado uso de otra manera.

No dejes de leer: