Definiendo Bitcoin: Dinero, moneda o almacén de valor

0
112



A medida que se acerca el halving de Bitcoin, la demanda del activo digital sigue aumentando, mostrando un incremento cercano al 15% frente al dólar de los Estados Unidos en el último mes. Se espera que el halving de Bitcoin se produzca durante mayo de 2020 y que la tasa de emisión de Bitcoin disminuya de 12.5 a 6.25 BTC cada bloque o alrededor de cada 10 minutos. A medida que pasa el tiempo, la escasez de Bitcoin y su alta tasa stock to flow (existencias y flujos) continúa haciendo que sea un activo cada vez más atractivo para los inversores.

Mientras Bitcoin continúa avanzando hacia su uso generalizado, es importante intentar averiguar cómo ve el mundo la primera criptomoneda. Con esto en mente, aquí hay algunas preguntas muy importantes que hacer: ¿Qué es Bitcoin? ¿Es una moneda? ¿Una forma de dinero? ¿Un almacén de valor? ¿Todo lo anterior o nada de lo anterior? ¿Quizás algo completamente nuevo? 

Escogiendo una opción

Algunos defienden a Bitcoin como un almacén de valor superior debido a su escasez, incapaz de ser falsiicado y propiedades de refugio seguro. En una reciente entrada de blog, Coinbase citó estas características y otras más para argumentar que Bitcoin compite con el oro como el almacén de valor definitivo en la era digital. 

Si bien el análisis es válido, otros dirían que se ve eclipsado por el verdadero objetivo de Bitcoin, que es ser usado como un método de pago descentralizado, o en palabras de Satoshi, “un sistema de dinero electrónico entre pares”. 

Las propiedades descentralizadas de Bitcoin proporcionan una tasa de emisión predecible y, al mismo tiempo, son teóricamente inmunes a la intervención del gobierno, tanto en su política monetaria como en el procesamiento de transacciones, lo que permite realizar transferencias económicas, rápidas y sin censura en todo el mundo. 

Mientras que su naturaleza entre pares otorga a Bitcoin inmunidad frente a la intervención humana (a pesar de los ataques del 51%), también tiene algunas limitaciones en términos de uso, que se pueden citar para cimentar aún más la posición de Bitcoin como un almacén de valor como el oro y menos como una moneda virtual para el uso diario. 

Almacén de valor Vs. moneda Vs. dinero

¿Qué hace que algo como el oro sea una reserva de valor y qué hace que algo como el dólar estadounidense sea una moneda? En pocas palabras, una reserva de valor es un activo que puede mantener su valor sin depreciarse con el tiempo, incluyendo metales preciosos como el oro o la plata y activos que generan intereses como los bonos. En contraste, la moneda no tiene un valor inherente. Es una unidad de medida y un medio de intercambio ampliamente utilizado que no tiene ningún valor intrínseco en sí mismo. La moneda es una representación del dinero y su valor es siempre relativo al dinero que representa.

A diferencia de la moneda, el dinero tiene un valor intrínseco y no puede ser creado a voluntad. La moneda puede ser vista como un recibo de dinero o de productos básicos. Cuando el patrón oro estaba en vigor, la gente podía cambiar sus billetes de banco por oro. Una vez que el patrón oro fue eliminado de la ecuación, el dólar estadounidense comenzó a perder valor continuamente a medida que se imprimían nuevos billetes, diluyendo el valor de todos los billetes en circulación. Esto significa que el dólar estadounidense tiene un valor relativo en lugar de un valor intrínseco. Con algo como el oro o el Bitcoin, la creación de más unidades (a través de la minería) no diluye el valor de las unidades restantes porque tienen valor intrínseco.

Aunque algunas monedas han estado vinculadas a los metales preciosos en el pasado o a otras monedas nacionales más fuertes en el presente, la mayoría de las monedas no tienen un activo subyacente y derivan su valor solo de su amplia aceptación y de la estabilidad del gobierno y la economía que las respalda.

A pesar de su bien conocida clasificación como “criptomoneda”, Bitcoin no puede ser una moneda porque tiene un valor intrínseco. aunque algunos argumentan en contra, los recursos gastados para emitir nuevas unidades aseguran que, a diferencia de la moneda fiduciaria, Bitcoin no puede crearse de la nada. En otras palabras, la minería de Bitcoin tiene un coste tangible y, curiosamente, este coste no solo se utiliza para crear nuevas unidades, sino que también asegura la funcionalidad y fiabilidad de Bitcoin como registro descentralizado y sistema de pago internacional.

Ser un almacén de valor es una característica obligatoria del dinero, y aunque los dos conceptos no son intercambiables, un metal precioso como el oro podría considerarse dinero, ya que obedece a la mayoría de los requisitos clave como ser divisible, duradero y portátil, muy parecido a Bitcoin. Sin embargo, el oro carece de uno de los factores más importantes para ser clasificado como dinero, que debe ser generalmente aceptado como pago de bienes y servicios. Entonces, ¿qué pasa con Bitcoin?

Bitcoin como dinero

Bitcoin ha demostrado ser un almacén de valor por definición pero, ¿es realmente dinero? Hay seis características clave que definen el dinero: durabilidad, portabilidad, divisibilidad, uniformidad, suministro limitado y aceptación general como método de pago.

Si bien Bitcoin cumple con las cinco primeras reglas, no es un método de pago generalmente aceptado. Sí, es posible pagar por bienes y servicios con Bitcoin tanto en línea como fuera de línea, pero solo es aceptado por una minoría de comerciantes. Aunque algunos grandes jugadores como Microsoft y Overstock ya aceptan Bitcoin como pago por algunos de sus servicios e incluso algunos gobiernos lo aceptan para el pago de impuestos, el token está lejos de ser “generalmente aceptado” cuando se compara con una moneda nacional como el dólar estadounidense. Así que, al igual que el oro, Bitcoin no es, en la práctica, dinero. La pregunta aquí es, ¿puede Bitcoin convertirse en dinero?

¿Puede Bitcoin convertirse en dinero? Problemas y limitaciones

Aunque Bitcoin puede, en teoría, convertirse en dinero si se utiliza ampliamente, tiene varias limitaciones técnicas que lo harían poco práctico como dinero en su forma actual. Cointelegraph habló con Antoni Trenchev, CEO de Nexo, la aplicación bancaria para criptomoneda, con la finalidad de sopesar a Bitcoin como un almacén de valor y su potencial como dinero. Trenchev citó la complicada naturaleza de Bitcoin como una de sus principales limitaciones:

“Sigue siendo un poco friki e incómodo de usar. No es natural usarlo para hacer un pago como se hace con la tarjeta de crédito, por ejemplo. Muchas empresas, incluyendo Nexo, están trabajando en ello, pero sigue siendo un producto muy complicado de usar.”

Aunque el uso de Bitcoin puede parecer bastante sencillo para un determinado grupo demográfico, sigue siendo un producto muy especializado y su uso también puede resultar costoso en determinadas situaciones. Una transacción estándar con Bitcoin puede costar entre 0.02 y 0.10 dólares, lo que es bastante económico cuando se transfiere dinero al extranjero, por ejemplo, pero puede llegar a ser mucho cuando se utiliza para pequeñas transferencias y pagos.

Además, las comisiones varían según la cantidad de transacciones que se realizan en la red. Las transacciones se agrupan en bloques, y cuando el bloque está lleno, las transacciones restantes deben esperar al siguiente bloque. Esta característica puede causar graves problemas de congestión y crea lo que se conoce como “mercado de comisiones”, en el que los que están dispuestos a pagar tarifas más altas reciben un trato preferencial, dejando las transacciones con tarifas más bajas relegadas a bloques futuros. 

La congestión de la red alcanzó su punto más alto durante el repunte de Bitcoin en 2017. Apenas se podía usar para las transferencias y pagos normales, cuando las comisiones alcanzaron los 50 dólares y algunas transacciones tardaban horas o incluso días en confirmarse. 

Desde entonces, mejoras como el SegWit  han aumentado la capacidad de Bitcoin. Los datos de Blockchain.com muestran que las transacciones por segundo están en un máximo histórico de 3.8 transacciones por bloque desde el 4.7 de diciembre, sin signos de congestión hasta ahora. Sin embargo, esto dice muy poco de Bitcoin como forma de dinero, ya que los sistemas de pago como Visa pueden teóricamente manejar 24,000 transacciones por segundo.

Bitcoin frente al oro: El nuevo almacén de valor para la era digital

Si bien las soluciones como lightning network buscan solucionar los problemas mencionados anteriormente en relación a Bitcoin, proporcionando una red de segunda capa donde las microtransacciones pueden tener lugar a precios más bajos sin obstruir la red original de Bitcoin, están lejos de estar a un nivel de producción. 

A pesar de esto, Antoni, que predijo anteriormente que Bitcoin alcanzaría la marca de los USD 50,000 en 2020, sigue siendo optimista incluso si Bitcoin no alcanza el uso masivo como forma de dinero. Le dijo a Cointelegraph que:

“La primera narrativa era que Bitcoin iba a ser una moneda revolucionaria y un sistema de pago p2p. Creo que esto no se ha materializado de ninguna manera. Bitcoin tiene las funcionalidades de una moneda pero se usa más como almacén de valor y transición de valor, especialmente en grandes cantidades”. 

Por otro lado Vytautas Karalevičius, CEO de Bankera, el banco basado en criptomoneda, cree que Bitcoin alcanzará el estatus de dinero ampliamente aceptado y que es solo cuestión de tiempo hasta que eso suceda:

“Bitcoin no puede fallar por sí solo, la cuestión es cuánto tiempo tardará la tecnología (el hardware como discos duros, la banda ancha) en mejorar para permitir que Bitcoin se escale y funcione como un método de pago ampliamente aceptado”.

Incluso si estas soluciones técnicas no funcionan exactamente como se ha planeado, el futuro todavía parece brillante para Bitcoin como un almacén fiable de valor, cuya escasez y alta relación stock to flow lo convierten en una inversión muy atractiva y una gran cobertura contra la actual inestabilidad política y económica. “La realidad macro geopolítica es tal que no puedo imaginar un escenario que no sea bueno para Bitcoin a corto o largo plazo”, dijo Antoni.

Las altas tasas de inflación y las agresivas políticas monetarias han impulsado históricamente la demanda de oro, y lo mismo puede decirse de Bitcoin, que sigue demostrando su resistencia a la intervención del gobierno a pesar de los múltiples intentos.

Cómo se utiliza Bitcoin

Si bien las limitaciones de Bitcoin como dinero son actualmente innegables, la superación de estas limitaciones técnicas aportaría sin duda ventajas inimaginables, especialmente en países con políticas monetarias agresivas y una elevada proporción de la población no bancarizada. La demanda del activo digital en países donde las reglas de la hiperinflación, como Venezuela, continúan aumentando. 

Además, también se ha convertido en una forma popular de escapar de las agresivas políticas de control de la fuga de capitales en países como China. Vytautas Karalevicius cree que habrá un aumento masivo en el uso y aceptación de Bitcoin. Le dijo a Cointelgraph:
 

“Permitiría la libertad de pago como una forma de libertad de expresión para eliminar cualquier censura potencial o restricciones a los pagos. Si bien la censura a veces podría actuar en beneficio de la sociedad, la eliminación de la posibilidad de censurar los pagos tendría que cambiar muchas cosas en la forma en que la sociedad opera hoy en día, es decir, habría que encontrar nuevas formas de luchar contra los malos actores”.

Puede que Bitcoin sea o no una forma de dinero ampliamente utilizada en el futuro, pero sus ventajas como depósito de valor y refugio seguro contra monedas de rápida depreciación son innegables. Al igual que sucedía antes con el oro, la volatilidad económica y la inflación impulsan la demanda de Bitcoin. Con el lanzamiento de los primeros derivados regulados para Bitcoin, la demanda institucional se disparó e incluso los fondos de pensiones están añadiendo Bitcoin a sus portaolios.

Además, la demanda minorista está siguiendo la misma tendencia mientras los exchanges orientados al comercio minorista abren el comercio de derivados a un público más amplio. El deseo de mantener Bitcoin y otras criptomonedas como cobertura o almacén de valor también se puede observar en la creciente popularidad de los protocolos DeFi que proporcionan ingresos pasivos a los titulares de criptomonedas.

A pesar de la razón para la que fue creado Bitcoin, la forma en que se use y su rendimiento en la vida real decidirán lo que es y en qué se convierte. El uso de Bitcoin ha sido principalmente especulativo, mientras el valor transferido cada día en la red ha sido solo una pequeña fracción de su volumen de comercio. Mientras que algunos han visto estos datos para condenar a Bitcoin por ser una burbuja, también se puede argumentar que Bitcoin actualmente tiene un papel importante, además de ser un almacén de valor o dinero, al abrir las puertas de la inversión a una audiencia más amplia. Esto ha sido cierto para conceptos como las ofertas iniciales de monedas o las ofertas iniciales de intercambio, que han reducido la barrera de entrada para la financiación colectiva y la inversión de capital.

Más que una moneda o un activo

Aunque se puede discutir sobre las definiciones actuales y futuras de Bitcoin, hay algo que parece estar universalmente acordado: La tecnología de registro distribuido descentralizado de Bitcoin, la blockchain, está aquí para quedarse, con aplicaciones que ya están fuera del ámbito del dinero, como las plataformas de contratos inteligentes que permiten contratos y aplicaciones descentralizadas.

Cuando se le preguntó sobre las aplicaciones para contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas, Sergio Susko, director de desarrollo de negocios y asociaciones de DappRadar, dijo a Cointelegraph: “Hay realmente muchas, y satisfacen varias necesidades de los usuarios. En DappRadar agrupamos las dapps en varias categorías, como Juegos, Intercambios, DeFi, Coleccionables, Juegos de azar, etc”.

Aunque el concepto de DApps y contratos inteligentes es aún más complicado de comprender que el propio Bitcoin, Sergio cree que las ventajas que pueden aportar estos nuevos conceptos son suficientes para sostener su futura adopción por parte de una base mayoritaria de usuarios:

“Como con cualquier tecnología nueva y revolucionaria, hay una fuerte necesidad de un caso de uso amplio y, posteriormente, de una adopción masiva. La blockchain, los contratos inteligentes y las dapps están iniciando y se pueden comparar con un bebé recién nacido. Sin embargo, en el mundo moderno, la comprensión y adopción de tecnologías es un proceso bastante rápido. Tan pronto como hay un beneficio claro, generalmente financiero, que es visto por el usuario, se adopta bastante rápido, incluso sin un conocimiento de cómo funciona la tecnología”.

Como dijo el filósofo griego Platón, “la necesidad es la madre de la invención”, y aunque es difícil decir cómo se verá o se usará esta invención en el futuro, Bitcoin y su tecnología subyacente nacieron de una clara necesidad de cambio en el panorama financiero. Hasta que ese cambio llegue, los proyectos como Bitcoin continuarán creciendo en relevancia.

No dejes de leer: