Las criptomonedas pasan al plástico – La solución de Coinbase aprobada por Visa sugiere un crecimiento

0
44



El 19 de febrero, Coinbase anunció que se ha convertido en un miembro principal de Visa. En una aparente primicia para la industria de las criptomonedas, la firma es ahora capaz de emitir tarjetas de débito sin tener que involucrar a terceros. Anteriormente, Coinbase había estado lanzando sus tarjetas físicas en colaboración con intermediarios autorizados, de manera similar a las docenas de otras empresas de criptomonedas que ofrecen tales opciones a sus clientes.

Si bien Coinbase no compartía su estrategia, técnicamente, el nuevo estatus le otorga la posibilidad de emitir tarjetas a otras empresas cripto. En cualquier caso, este desarrollo marca un hito importante para el sector de los pagos con criptomonedas.

Sin fisuras e instantánea: Una breve introducción a las cripto-tarjetas

Las tarjetas de criptomonedas son en muchos aspectos similares a las tarjetas bancarias convencionales utilizadas por millones de personas en todo el mundo para las compras cotidianas. La principal diferencia es que la primera permite a los usuarios depositar y convertir criptomonedas de forma instantáneo por dinero fiduciario.

Entonces, ¿qué las hace comparables? Las cripto-tarjetas también aprovechan la infraestructura existente de Visa/Mastercard, ampliamente utilizada en todo el mundo, lo que permite a sus titulares pagar en criptomonedas por cualquier producto o servicio que pueda adquirirse mediante un pago con tarjeta de débito o crédito, ya sea en una tienda o en línea. Para lograrlo, las empresas emisoras de cripto-tarjetas convierten sin problemas los activos digitales para cada pago (tarjetas de débito) o permiten que el usuario los transfiera a una cuenta fiduciaria dedicada, que a su vez puede utilizarse para las compras cotidianas (tarjetas de prepago).

Esto rompe una de las mayores barreras para la adopción generalizada de las criptomonedas. La mayoría de los comerciantes siguen siendo reacios a aceptar las criptomonedas por diversas razones, entre ellas, el estigma general que aún pesa sobre los activos digitales, mientras que muchas criptomonedas siguen enfrentando problemas de escalabilidad que obstaculizan drásticamente su capacidad de rendimiento.

Además, muchos exchanges sólo ofrecen posibilidades de trading de criptomoneda a criptomoneda, y la conversión de tokens a fiat sigue siendo un proceso complicado y a menudo prolongado. Las tarjetas de débito de criptomonedas, por su parte, presentan un cómodo punto medio tanto para los comerciantes como para los titulares: A los primeros no se les exige que actualicen su infraestructura de pago, mientras que los segundos no tienen que convertir manualmente sus ahorros en criptoamonedas cada vez que compran una taza de café.

Aunque las cripto-tarjetas convierten los activos digitales en tiempo real, la infame volatilidad de las criptomonedas no es una preocupación, según argumentó Juan Villaverde, el principal especialista en criptomonedas de Weiss Ratings, en un correo electrónico dirigido a Cointelegraph:

“Definitivamente no consideraría la volatilidad como una preocupación – no cuando la industria está siendo inundada con stablecoins, en los que los usuarios pueden aparcar su dinero sin problemas con sólo unos pocos clics. Estamos entrando rápidamente en una etapa de la industria cripto en la que, si un usuario quiere eliminar toda la volatilidad de su cartera, hay una amplia gama de opciones para elegir, incluyendo dinero fiduciario y activos respaldados por oro”.

En cuanto a los verdaderos inconvenientes de las tarjetas de débito de criptomonedas, Villaverde dice: “Por lo general, su uso conlleva mayores gastos”, sin embargo, “es probable que sea sólo una consecuencia de lo difícil que es para un usuario conseguir una”.

Una de las primeras tarjetas de débito de criptomonedas de la industria fue introducida en abril de 2014 por el proveedor de wallets Xapo. En ese momento, la empresa anunció “una importante mejora de las tarjetas que ya se encontraban en el mercado”, argumentando que se trataba esencialmente de tarjetas “prepagas” que requerían que el cliente convirtiera manualmente sus criptoactivos en su moneda local antes de realizar una compra. La tarjeta de Xapo, por otra parte, fue supuestamente la primera en permitir a los usuarios convertir automáticamente las criptomonedas para cada compra en tiempo real.

Relacionado: 2019: Una odisea en Berlín – 7 días sumergidos en las criptomonedas con una tarjeta de débito de Ethereum

En los años siguientes, el sector siguió creciendo, ya que empresas como Bitstamp, Coinbase y CoinCard desplegaron sus soluciones de cripto-tarjetas. Cabe destacar que la tarjeta de Coinbase, desarrollada en colaboración con la plataforma de pagos Shift, fue la primera tarjeta de criptomonedas física que se lanzó al mercado de los Estados Unidos y está disponible en 25 estados. La tarjeta en sí fue emitida por el Metropolitan Commercial Bank y era compatible con las redes de pago de Visa y Mastercard.

Antes del último anuncio de Coinbase, todas las cripto-tarjetas habían sido supervisadas por los llamados sponsors del BIN, empresas que actúan efectivamente como intermediarios, cobrando a las empresas de criptomonedas por proporcionarles acceso a las redes de Visa o Mastercard. A diferencia de la mayoría de las empresas cripto, éstas están autorizadas como socios principales de los gigantes de los pagos y, por lo tanto, están autorizadas a emitir tarjetas de débito en su nombre. Hasta ahora, podría decirse que ha sido la esfera más problemática del sector.

Problemas reales: Dependencia de los sponsors del BIN

Si bien el mercado de las cripto-tarjetas ha seguido expandiéndose desde su creación en 2014, a principios de 2018 entró en un período turbulento. En enero de ese año, Visa terminó abruptamente su relación con un importante patrocinador de BIN, una empresa registrada en Gibraltar llamada WaveCrest, citando “el continuo incumplimiento de nuestras normas de funcionamiento”. Como resultado, un número de cripto-tarjetas ampliamente comercializadas en Europa – incluyendo las desarrolladas por compañías como TenX, Wirex, Xapo, Bitpay (sólo las tarjetas no estadounidenses), Bitwala y Cryptopay – dejaron de funcionar de la noche a la mañana.

El portavoz añadió, sin embargo, que Visa tiene otros programas de tarjeta aprobados que utilizan fondos fiduciarios convertidos a partir de criptomonedas en varias jurisdicciones. “La terminación de la membresía de Visa de WaveCrest no afecta a estos otros productos”, aclaró el representante de la compañía. En una declaración compartida con la CNBC, el gigante de los servicios financieros declaró:

“Nuestras acciones no fueron específicas para las criptomonedas sino que reflejan el incumplimiento por parte del emisor de las políticas de Visa que garantizan la seguridad e integridad de nuestro sistema de pago”.

El incidente causó muchos daños a la industria. Por ejemplo, Dmitry Lazarichev, cofundador de Wirex, dijo a la CNBC que su compañía había enviado hasta 500.000 tarjetas de débito de criptomonedas a personas de todo el mundo (excluyendo a los EE.UU.), todas las cuales fueron bloqueadas instantáneamente como resultado del incidente.

Wirex fue una de las primeras empresas en recuperarse del imprevisto, ya que la startup pronto se asoció con Contis – una empresa de soluciones de pago autorizada en el Reino Unido y miembro principal de Visa Europe – para relanzar su oferta de tarjetas de débito. Como dijo Pavel Matveev, otro cofundador de Wirex, al medio de comunicación empresarial ruso Kommersant, Visa había endurecido sus requisitos de cumplimiento tras el incidente de WaveCrest, a saber, sus procedimientos de “KYC” y de lucha contra el blanqueo de dinero.

En consecuencia, muchas de las empresas de criptomonedas restantes que anteriormente emitían sus tarjetas a través de WaveCrest tuvieron que reducir su ámbito de operación, tachando a Europa de la lista de regiones apoyadas o deteniendo por completo la emisión de tarjetas. Un informe de prensa de octubre de 2018 en el que se sugería que Mastercard y Visa iban a trasladar a las criptomonedas a una nueva categoría de “alto riesgo” reforzó los temores de que las cripto-tarjetas dejaran de existir por completo, aunque los gigantes de los pagos no han confirmado nada de esta información.

Mientras tanto, el mercado de las cripto-tarjetas de los Estados Unidos también ha recibido un golpe. En abril de 2018, la tarjeta de débito de Bitcoin Shift de Coinbase se cerró sin dar ninguna razón. Varios comentaristas de los medios sociales sugirieron que la tarjeta Shift fue descontinuada debido a la baja demanda, aunque esta información no ha sido verificada.

Por otro lado, BitPay continúa operando en los Estados Unidos, aunque la compañía sólo ofrece tarjetas prepago. El portavoz de la compañía dijo a Cointelegraph: “BitPay trabaja en estrecha colaboración con Visa y el Metropolitan Commercial Bank para garantizar que cumplimos los requisitos normativos aplicables”, y añadió que el producto de la empresa está sujeto a las normas financieras estándar de los Estados Unidos y a los requisitos de verificación de identidad.

Cuando se le preguntó por qué BitPay eligió a Visa y no a Mastercard, el representante dijo que “en ese momento, lanzamos la tarjeta BitPay en 2016, Visa se mostró más receptiva y más interesada en asociarse con una empresa líder en el sector de las criptomonedas como BitPay”.

Mientras tanto, algunas compañías de criptomonedas eligieron la tercera opción. La startup Crypterium, con sede en Estonia, ofrece tarjetas de débito de criptomonedas procesadas por UnionPay, una corporación de servicios financieros china. El director de operaciones de Crypterium, Austin Kimm, dijo a Cointelegraph que UnionPay permite una presencia geográfica más amplia:

“Tanto Visa como Mastercard le permiten desarrollar tarjetas para regiones particulares como Estados Unidos, Sudamérica, Europa, etc. UnionPay, por el contrario, divide el mundo en dos regiones: China y el resto del mundo. Este modelo está alineado con nuestro compromiso de servir a los clientes de todos los rincones del mundo”.

“Hasta ahora ha sido difícil para las empresas de criptomonedas en general emitir tarjetas de débito de criptomonedas”, como resumió Juan Villaverde de Weiss Ratings en un correo electrónico a Cointelegraph, refiriéndose al hecho de que la industria tiene que depender en gran medida de intermediarios.

Hugh Kingdon, asesor del Grupo BCB, que ha trabajado anteriormente tanto en Visa como en Mastercard, confirmó a Cointelegraph que “la mayoría de las organizaciones de criptomonedas han experimentado ser defraudadas por sus socios bancarios en algún momento”, aclarando que el proceso es complejo para todas las partes implicadas:

“Muchos de los sponsors de BIN tienen una vida difícil, necesitando mantener buenas relaciones con una amplia gama de reguladores y, por lo tanto, siendo un poco conservadores”.

El regreso de la tarjeta de Coinbase a Europa

Tras abandonar el mercado de las cripto-tarjetas de los Estados Unidos, un año más tarde, Coinbase debutó con una tarjeta de criptomonedas en el Reino Unido, que se lanzó en colaboración con una institución de dinero electrónico regulada por el Reino Unido, Paysafe Financial Services Limited, uno de los principales socios de Visa. En los meses siguientes, la empresa amplió la lista de países que recibieron apoyo, poniendo la tarjeta a disposición de usuarios de España, Alemania, Francia, Italia, Irlanda y los Países Bajos.

En febrero de 2020, Coinbase reveló que ella misma se había convertido en un miembro principal de Visa, lo que significa que la empresa de criptomonedas es ahora su propio sponsor de BIN y no necesita una tercera empresa financiera para emitir sus tarjetas Visa. Según Forbes, el gigante de los pagos se asoció con Coinbase en diciembre, pero el desarrollo sólo se ha hecho público recientemente.

Como observa Villaverde, el hecho de que Coinbase – una empresa totalmente centrada en las criptomonedas – es ahora capaz de emitir tarjetas Visa directamente y podría “transformarla en una especie de intermediario”:

“Otras empresas de criptomonedas podrían potencialmente acudir a Coinbase para emitir sus propias tarjetas, en lugar de tener que depender de empresas financieras más tradicionales. Normalmente, estas últimas son mucho más reacias a tratar con empresas de criptomonedas. Esto crearía nuevas oportunidades para muchos otros activos”.

Aunque Coinbase no ha devuelto las solicitudes de Cointelegraph para hacer comentarios, la firma supuestamente le dijo a Forbes que no está considerando emitir tarjetas a otras compañías “en el corto plazo”. No obstante, como sostuvo el periodista de Forbes, la condición de miembro principal “marca una nueva fuente de ingresos potencialmente importante para la empresa”, que, según las estimaciones de la publicación, experimentó una fuerte disminución del 40% de sus ganancias en 2019.

La industria de la emisión de tarjetas es un sector muy floreciente debido a la disminución de la popularidad del dinero en efectivo. Generó 107.000 millones de dólares en ingresos el año pasado sólo en los EE.UU., según un informe de IBISWorld.

La nueva tarjeta Coinbase, que será lanzada a finales de este año, estará disponible en 29 países, incluyendo Dinamarca, Estonia, Noruega, Portugal, Suecia, además de las jurisdicciones europeas mencionadas anteriormente cuyos residentes ya están usando las tarjetas de débito Coinbase que fueron emitidas el año pasado. En particular, la nueva tarjeta Visa no estará disponible para los usuarios de EE.UU. – que puede ser debido a cuestiones fiscales – como Andrew Mount, un asociado de litigios en Bressler, Amery & Ross, P.C., explicó a Cointelegraph:

“Las implicaciones fiscales de las transacciones en Bitcoin en los Estados Unidos podrían hacer que el uso de la tarjeta Coinbase sea impracticable. El IRS trata a Bitcoin como una propiedad sujeta a impuestos sobre ganancias de capital.  Por lo tanto, en los Estados Unidos, cada transacción con una tarjeta como esta podría ser un evento sujeto a impuestos”.

Es probable que el evento aún cause una cadena de acontecimientos positivos dentro de la industria, sugieren los expertos. “Coinbase no sólo es la primera empresa que emite directamente una cripto-tarjeta, sino que también es el primer gran exchange que lo hace”, dijo Villaverde a Cointelegraph. Continuó explicando por qué la noticia es crucial para el sector de las cripto-tarjetas, especulando que Binance – otro gigante de la industria – podría seguir pronto el ejemplo:

“El hecho de que sean socios de Visa es importante porque puede allanar el camino para que otras empresas hagan lo mismo. Binance es probablemente el siguiente en la línea, ya que tienden a no querer “quedarse atrás” en cualquier nuevo desarrollo que tenga lugar en la industria de las criptomonedas”.

De hecho, el 21 de febrero, Cuy Sheffield, jefe del sector cripto de Visa, llamó a cualquier wallet digital interesada en emitir tarjetas Visa para solicitar el programa Fintech Fast Track de la compañía. Aunque el programa evita mencionar directamente a las criptomonedas, afirma que los monederos digitales habilitados para Visa son adecuados para una “startup en un mercado emergente que busca dar el salto a un programa de tarjetas físicas”, lo que significa que muchas empresas de criptomonedas podrían empezar a proporcionar tarjetas digitales potenciadas por Visa para sus clientes en un futuro próximo.

Cabe destacar que sólo tres empresas de criptomonedas que trabajan con tarjetas – Crypto.com, Cryptopay y Crypterium – dijeron a Cointelegraph que están considerando convertirse en socios principales de los gigantes de los pagos, mientras que otras empresas han evitado la pregunta o han respondido negativamente.

“Convertirse en socio principal es un largo viaje, que requiere obtener una licencia EMI, tener la certificación PCI-DSS y mucha financiación”, dijo George Basiladze, cofundador de Cryptopay, a Cointelegraph, añadiendo que su empresa acaba de empezar el proceso.

Por el momento, sólo una empresa de criptomonedas ha sido licenciada como participante de pleno derecho de la red de Visa, lo que significa que todavía hay un largo camino por recorrer – y el hecho de que tanto Visa como Mastercard hayan ignorado numerosos correos electrónicos enviados por Cointelegraph solicitando comentarios adicionales para esta historia parece confirmar que la industria sigue al margen.

Sigue leyendo:

Los bancos cripto-fiat : La nueva revolución de las finanzas

La plataforma de tokens de fanáticos Socios anuncia tarjeta prepago fiat y cripto

Aplicación bancaria amigable con las criptomonedas ahora es una de las más valiosas de Europa

Banco tailandés probará solución blockchain de Visa para pagos transfronterizos

El precio de Bitcoin supera el nivel de mercado de $ 18,000, ahora es más alto que el de Visa

Visa comprará el socio de Ripple para pagos transfronterizos Earthport