En caso Sobornos, empresario dice no conocer a procesadas Pamela Martínez y Laura Terán

0
93


Quito –

Édgar Román Salas, empresario de la construcción y quien fue gerente de Concernin, en su testimonio ante el Tribunal de la Corte Nacional, dijo que no tiene nada que ver con el denominado caso Sobornos, audiencia que en la décima jornada se desarrolla en la investigación de cohecho.

Contó que en 2015 la situación de la compañía fue insostenible por lo que con su socio Ramiro Galarza buscaron alternativas que no resultaron. Entonces, decidió cederle sus acciones.

Agregó que no estaba dentro de sus funciones aprobar o recibir facturas. Señaló que jamás autorizó ninguna factura ni ningún pago por ningún concepto.

Se refirió a los contratos que mantuvo con el ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP). Dijo que solo el contrato Portoviejo-San Plácido-Pichincha, en Manabí fue adjudicado a Concernin por licitación.

Defendió además los contratos complementarios pues adujo que responden a imprevistos. Entre ellos, el de la vía Riobamba-Macas, el que aseveró las autoridades pertinentes no le han cancelado los valores.

Afirmó no conocer ni a Pamela Martínez ni a Laura Terán.

En una serie de preguntas hechas por su abogado, negó que se le haya pedido colaboración para algún evento político de Alianza PAIS.

Además que no mantuvo contacto con la entonces ministra de Transporte, María de los Ángeles Duarte.

Se preguntó por qué funcionarios públicos que suscribieron contratos no fueron llamados a declarar.

Ni Fiscalía ni Procuraduria le formularon interrogantes.

En el caso Sobornos 2012-2016 son juzgados 21 procesados por su presunta participación en el delito de cohecho, que se habría cometido al conformarse una aparente organización integrada por funcionarios públicos y empresarios para la adjudicación de contratos a cambio de sobornos. (I)