De 221 municipios solo 84 cumplen, en promedio, con la silla vacía en sus sesiones

0
69


Por tres ocasiones, en Cuenca, Yamilet Piedra, de 48 años, usó la silla vacía para ser eco de las personas con discapacidad. Dice que defendió los derechos del grupo vulnerable durante las sesiones del Concejo Municipal de la capital azuaya, desde octubre del 2019. Lo hizo cuando se debatía la Ordenanza de Protección de Derechos de las Personas con Discapacidad, que fue aprobada en enero.

Esta posibilidad de que las personas actúen durante las sesiones de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) fue incorporada en la Constitución de 2008 y normada por el Código Orgánico de Ordenamiento Territorial (Cootad) y la Ley de Participación Ciudadana en 2010.

Pero apenas el 27,43 % de los tres niveles de gobiernos locales la ha concretado efectivamente, indica un informe de la Secretaría Técnica de Participación Ciudadana y Control Social, que analiza las rendiciones de cuentas de los GAD entre 2014 y 2018 (incluye 1061 entre municipios, prefecturas y juntas parroquiales catastradas).

Durante esos cinco años, el 38,19 % de los municipios implementó la silla vacía. Es decir, de los 221 GAD municipales solo cumplieron, en promedio, 84 cada año. Y de esos, 18 lo hicieron consecutivamente en esos cinco años: Cuenca, Sígsig, La Maná, Machala, San Lorenzo, Daule, General Antonio Elizalde, Ibarra, Cotacachi, Chaguarpamba, Baba, Mocache, Montalvo, Ventanas, Junín, Aguarico, La Libertad y Ambato.

Quito y Guayaquil no lo aplicaron, según el informe. Y en 2014 Guayaquil no presentó su reporte.

Martha Herrera, secretaria general de la Municipalidad de Guayaquil, indica que en la gestión de la alcaldesa Cynthia Viteri –que lleva nueve meses– se registró una solicitud, aunque no se efectuó.

“Si bien es cierto en la silla vacía tiene toda la libertad de participar el ciudadano, pero necesariamente debe toparse con temas que están en la convocatoria del orden del día”, dice.

La ordenanza que regula este sistema en Guayaquil establece que las personas podrán intervenir por diez minutos, con previa acreditación.

En Quito, la ordenanza menciona algunos requisitos, entre ellos, no haber participado como candidato principal, alterno a concejal o alcalde en el presente periodo legislativo.

Damaris Ortiz, secretaria general del Concejo Metropolitano de Quito, asegura que la silla vacía también se usa en las comisiones donde se elaboran los proyectos de ordenanzas.

En la administración actual se registran 47 solicitudes: 35 aprobadas y 12 negadas.

De las 35, 30 son del tema de fauna urbana, 2 de cultura, una de nomenclatura, una publicidad exterior y de movilidad.

En Cuenca, según la página del Concejo Municipal, en el 2019 hubo once ocupantes.

El concejal cuencano Roque Ordóñez señala que en ocasiones hasta hubo dos ocupantes por el mismo tema. Junto a Yamilet Piedra hubo otro participante en el tema de las discapacidades.

Entonces para difundir, controlar y fortalecer la aplicación de este espacio la consejera Ibeth Estupiñán, del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, elabora una ordenanza modelo.

Cuando se apruebe, espera dialogar con la Asociación de Municipales del Ecuador (AME), el Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales Rurales del Ecuador (Conagopare) y el Consorcio de Gobiernos Autónomos Provinciales del Ecuador (Congope).

La ley dice

Constitución

Art. 101. Las sesiones de los gobiernos autónomos descentralizados serán públicas y en ellas existirá la silla vacía, que ocupará una representante o un representante ciudadano en función de los temas a tratarse, con el propósito de participar en su debate y en la toma de decisiones.

Cootad

Art. 311. Las personas que participen con voto serán responsables administrativa, civil y penalmente. El ejercicio de este mecanismo de participación se regirá por la ley y las normas establecidas por el respectivo gobierno autónomo descentralizado.

Participación Ciudadana

Art. 77. La convocatoria a las sesiones se publicará con la debida anticipación. Su participación en la sesión se sujetará a la ley, ordenanzas y reglamentos. El GAD mantendrá un registro de las personas que solicitaren hacer uso del derecho a participar en la silla vacía, en el cual se clasificarán las solicitudes aceptadas y negadas. (I)