Padres exigen al Ineval pruebas de deshonestidad de sus hijos

0
79


La repetición del examen Ser Bachiller, por irregularidades presentadas durante la primera aplicación, generó el rechazo de los padres de familia, quienes exigieron al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval), que presente las pruebas de la supuesta deshonestidad académica cometida por sus hijos. La Defensoría del Pueblo ha tomado a cargo el tema.


reprogramado10

Ser Bachiller: Estudiantes repiten la prueba en medio de reclamos

Leer más

Los padres acompañaron, este martes 18 de febrero, a sus representados al colegio Guayaquil, donde acudieron a rendir por segunda vez la evaluación que sirve para graduarse y postular en el sistema de educación superior.

Llevaron las hojas que muestran los aciertos que obtuvieron los jóvenes en el primer examen que dieron entre el 21 y 22 de enero pasado, los cuales están entre los 100 y 115, de los 120 que representaba la prueba. También mostraron un documento firmado por el aplicador del Ineval sin ninguna observación de comportamientos irregulares, durante el proceso.


Por haber sacado muchos aciertos mi hijo tuvo que repetir la prueba. Es injusto, porque él se preparó y se amaneció estudiando para obtener buenos resultados.
Elvia León
madre de familia del Liceo Gregoriano

“Cómo es posible que ahora el Ineval diga que se presentaron comportamientos atípicos durante la evaluación y basado en esa presunción haga repetir un examen que a los chicos les ha originado mucho estrés y dolor de cabeza”, manifestó Elvia León, una madre de familia del Liceo Gregoriano.

Ella cuenta que su hijo tiene un excelente récord académico y que en diciembre pasado rindió el examen de admisión en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), donde obtuvo buenos resultados. “Quiere estudiar Ingeniería Industrial, pero temo que esta situación por la que está pasando arruine su objetivo”, lamentó.

Al colegio Guayaquil acudieron 64 estudiantes de cuatro unidades educativas: Altamar, Liceo Gregoriano, Oneil (Guayaquil) y Edmundo Carmoni (Durán), todas particulares. Ellos fueron notificados de la reprogramación de la prueba, la tarde del lunes pasado.

Se están vulnerando los derechos de los estudiantes al llamarlos deshonestos y copiones. También se mancha la reputación del colegio al insinuar que las autoridades permiten irregularidades
César Tello
rector del colegio Edmundo Carmoni


Ministra de Educación

Monserrat Creamer: “Habrá un examen para graduar al bachiller y otro para el ingreso a la universidad”

Leer más

“Los chicos no han tenido tiempo para volver a prepararse. Pero lo que más me indigna es que los califiquen de copiones y le bajen la autoestima. No saben el daño que le están ocasionando”, expresó Jackeline Moreira, madre de familia del colegio Edmundo Carmoni.

Marlon Tenesela, padre de familia del colegio Altamar, comenta que hasta el momento la entidad evaluadora no ha podido explicar en base a qué se determinó que los estudiantes reprogramados fueron los involucrados en la filtración de la prueba ni cuáles fueron los mecanismos que utilizaron para llegar a esa conclusión. “Han cogido de conejillos a nuestros hijos para tapar los errores de una institución que todavía no logra determinar cómo se filtraron las preguntas y quiénes lo hicieron”, remarcó.

El malestar de los padres llegó a la Defensoría del Pueblo de la Zona 8. Su titular, Mirelli Icaza, presentó ante la Unidad Judicial Civil, una acción de protección con medida cautelar, para que se declare la vulneración de los derechos constitucionales de los estudiantes y se ordene medidas de reparación.

Se está dañando la buena reputación que se ha ganado mi hijo a largo de su vida estudiantil. Él es el presidente del Consejo Estudiantil del colegio y siempre ha sido un ejemplo a seguir.
Natalia Apolo
madre de familia del colegio Oneil

En el documento se indica que de acuerdo al reglamento del Ineval, la reprogramación únicamente cabe cuando se ha suspendido la evaluación antes o durante el proceso. Esta no cabe para los estudiantes que dieron su examen y lo finalizaron sin problemas.

El juez Santos Macías, quien llevará el caso, tiene 24 horas para emitir medidas cautelares y máximo tres días para llamar a audiencia y dictar sentencia para que se deje sin efecto la decisión del Ineval.