Santagua Termas de Chachimbiro, un atractivo más de Imbabura, Geoparque Mundial de la Unesco

0
79


Quito –

Al final del camino, ahí, en el desfiladero —donde brotan las aguas termales desde las entrañas del Volcán La Viuda— se dibuja el Complejo Turístico Santagua Termas de Chachimbiro, construido en un área de 20 200 metros cuadrados de superficie, con capacidad para alojar a 120 personas.

Estas aguas termales del cantón Urcuquí son parte del conjunto de motivos por los que la provincia de Imbabura fue galardonada como Geoparque Mundial de la Unesco, el 17 de abril de 2019.

La historia del balneario data desde 1965, cuando José Ignacio Cabrera, propietario de esos predios, decidió donarlos al Consejo Provincial ya que no sabía qué hacer con ellos.

A pesar de que nadie advertía beneficio alguno, los moradores de Tumbabiro organizaron expediciones a esos terrenos. Cada vez llegaban más lejos, hasta que descubrieron fumarolas de vapor y vertientes de agua termal.

El Consejo Provincial de Imbabura construyó la primera piscina que, en realidad, era una poza de agua caliente. Instaló una cadena y contrató un cuidador para controlar el paso de la gente.

En 1990, Carlos Monge avizoró el potencial del sector y lo arrendó por cinco años, tiempo en el que se posicionó como sitio turístico. Una vez cumplido el plazo, se lo dieron en comodato por quince años hasta 2010. Intentó renovar el contrato por 50 años, pero le negaron, y a partir de entonces, nace la empresa Pública Chachimbiro y la Unidad Productiva Santagua Termas de Chachimbiro.

Santagua, es el primero de varios complejos turísticos que existen en la zona, recibe aguas volcánicas totalmente naturales. La temperatura es de 255 grados centígrados. A medida que el agua es conducida por tuberías y mangueras hasta los diferentes servicios, la temperatura desciende hasta ubicarse entre 55 y 25 grados.

El complejo tiene dos áreas: la termo medicinal Spa y la recreativa. En la primera hay barro terapia, ozono terapia, baños y chorros terapéuticos, tinas de relajación, sauna, hidromasajes y piscinas con temperatura de 55, 45, 35 grados. En la segunda hay piscinas grandes, un tobogán con forma de dragón para niños, sauna, turco y karaoke.

Según las estadísticas, dice Pablo Pareja, gerente general de la Empresa Pública Chachimbiro y representante de la Unidad Productiva Santagua Termas de Chachimbiro, que reciben de visita un promedio de 170 mil personas al año y redondeando con los vecinos: Hostería Arco Iris, la Hacienda Chachimbiro, Hotel Fuente de Vida, Agua Sabia, Hostal Bello Horizonte y Hostería San Francisco, llegan a 280 mil.

“Participamos en el I Encuentro Latinoamericano de Ciudades Termales y XIII a nivel mundial. Ahora estamos empezando a promocionar a Urcuquí como una ciudad termal”, explica.

Desde el año 2014, cuenta Pareja, Santagua tiene proyectos que, apuntan a la responsabilidad social: “El proyecto de Hidroterapia con el Instituto de Educación Especial de Ibarra, es uno de los mejores que tenemos. Atendemos a 70 niños, los días martes. Ellos han mejorado notablemente su motricidad”, dice.

Chachimbiro con la comunidad es otro proyecto que sirve para democratizar el uso y disfrute de las aguas termales y motivar la recreación, el buen uso del tiempo libre, el ocio y la salud. Está dirigido a grupos de atención prioritaria: niños de la calle, asilos de ancianos y personas con discapacidad. Asegura que han llegado casi a cinco mil personas.

También tienen las escuelas de fútbol, que acogen a 80 niños de las comunidades: San Francisco, Chiriacu, Cruz Tola y Tumbabiro. “Conjuntamente con el GAD parroquial de Tumbabiro, dentro de nuestra propuesta social, está el buen uso del tiempo libre, alejarlos de las drogas, alcohol y tabaco. El proyecto está aliado con la Escuela de Fútbol dirigida por Juan Granda Yépez, conocido como el técnico de los ascensos, porque ha logrado ascender, a la serie B, a 4 clubes”, narra el gerente.

“En el proyecto de la canasta al adulto mayor, entregamos víveres, todos los meses, a 130 personas vulnerables de Tumbabiro, gracias al apoyo del Patronato de Acción Social, la Prefectura, el GAD parroquial y nosotros como empresa pública”, concluye. (I)

Costos

Entrada: El área recreativa cuesta 5 dólares, el spa, 10. Niños, adultos mayores y discapacitados pagan $2,50.

Hospedaje: 50 dólares en el área recreativa, 60 en el spa y 150 suites para parejas. Las dos áreas incluyen: cena, desayuno y almuerzo. Internet de fibra óptica, televisión satelital, parqueadero y un seguro de responsabilidad civil a terceros.