Guayaquil analiza el grado de vulnerabilidad de las niñas

0
92


El próximo miércoles, la Junta Cantonal de Protección Integral de Derechos de Guayaquil presentará un informe estadístico que refleja cuál es la situación y el grado de vulnerabilidad que sufren las niñas en la ciudad.


daniel-von-appen-QUHlPs4y8PQ-unsplash

El trabajo de las niñas en el hogar empieza a los 5 años

Leer más

El acto, denominado ‘Situación de vulneración de los derechos de la niñez, la adolescencia y mujeres de Guayaquil’, se realizará a las 10:00 en el Municipio.

El año pasado, el estudio ‘Situación de la niñez y adolescencia en Ecuador’, llevado a cabo entre varias organizaciones, incluida la Unicef, determinó que del total de partos en los hospitales, alrededor del 15 % corresponde a adolescentes, lo que convierte al embarazo en menores de 18 años de edad en una de las principales problemáticas.

El estudio sobre el ‘Trabajo remunerado y no remunerado del hogar en niñas y adolescentes en Ecuador 2019’, del Consejo Nacional para la Igualdad de Género, desarrollado en colaboración con el Observatorio Social del Ecuador, Plan Internacional, CARE y ONU Mujeres, y publicado hace poco por EXPRESO, señaló además que el trabajo no remunerado de las menores empieza desde los cinco años en el hogar y con una sobrecarga de tareas que les consumen hasta el 45 % de su tiempo libre en el día. Una cifra que desciende al 15 % cuando se trata de infantes varones. 

Según el estudio, en muchas ocasiones, las menores trabajan en hogares externos al suyo bajo la premisa de ayuda a sus mamás, a cambio de techo, comida o pago de estudios. “Estos son sitios donde no están garantizados sus derechos y donde están expuestas a múltiples violencias”, precisó en ese entonces Rossana Viteri, directora nacional de Plan Internacional Ecuador, quien hizo hincapié en que, acorde a las cifras oficiales, el trabajo infantil doméstico disminuyó entre 2001 y 2016 debido al aumento del acceso de los menores a la educación formal. 

Sin embargo los últimos años, específicamente a partir del 2015, advirtió, se detectó un incremento de al menos un 2 % anual del trabajo de menores, tareas que recaen con mayor fuerza sobre las niñas y adolescentes.