San Valentín insiste

0
23



El amor no siempre es lo que parece. Y por eso Cupido hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere, más allá de las expectativas de sus ‘víctimas’. Les presentamos algunas parejas que, en su momento, parecía que hubiesen encontrado el amor verdadero. Hasta que el destino les dio un golpe en la nariz. Pero San Valentín insistió y ahora gozan de relaciones estables.

Nicole Kidman

Nicole Kidman conoció a Tom Cruise en el rodaje de  ‘Días de trueno’. Ella había roto su relación con el actor australiano Marcus Graham; él se había divorciado hacía tres años de  Mimi Rogers. Fueron suficientes pocos meses para que Nicole, que apenas tenía 22 años, aceptara casarse con el protagonista de Top Gun. Contrajeron matrimonio en 1990, el mismo día de Navidad, en una boda secreta celebrada en las Montañas Rocosas (Colorado, Estados Unidos). Adoptaron dos niños, Isabella y Connor.

Con el tiempo, la Cienciología se interpuso entre ambos. Nicole intentaba alejar a su marido de esa práctica, al punto que fue declarada ‘Persona supresora‘, esto es enemiga de la causa. Aun así, parecían mantener una buena relación. Pero luego del estreno del thriller ‘Ojos bien cerrados‘, en el 2001, y después de 11 años de relación, los actores anunciaron su separación. El divorcio, como la boda, se llevó con absoluta reserva.

Pero las cosas no quedaron allí. Volvió a pasar por el altar, esta vez del brazo de  Keith Urban, con quien lleva una relación de casi 14 años. ¿El secreto de su felicidad? Bastante sorprendente: “Nunca nos hemos enviado un mensaje de texto. Hablamos todo el tiempo y hacemos FaceTime, pero no nos escribimos porque un mensaje de texto se puede malinterpretar a veces”, dijo Kidman a la revista Parade hace un par de años. Y les ha funcionado.

Orlando Bloom

Cuando Miranda Kerr y Orlando Bloom comenzaron a salir en 2007, sus fans esperaban el anuncio de un compromiso más serio. Y el día llegó. Tres años después, contrajeron matrimonio y tuvieron a su único hijo, Flynn (2011). Pero la felicidad apenas duró tres años

Cupido, travieso como es, quiso dar una vuelta de timón en la vida del actor. Puso frente a él a Katy Perry, con quien inició una relación en 2016. Se comprometieron justamente el día de San Valentín de 2019. Todavía no se concretan los planes de boda. Pero ellos ya saben que confianza y seguridad son el pilar de un amor que, por sus profesiones, requiere de mucho tiempo separados. “Hacer todo lo que necesitamos hacer y que, aún así, nos sintamos atados”, así lo describe el actor.

Pink y Carey Hart 

El expiloto profesional de motocross Carey Hart conoció a la cantante Pink en Las Vegas en los X Games de 2001. Las cosas marchaban tan bien, que en 2005, la también compositora quiso ir más allá y le propuso matrimonio. El deportista, que participaba en la Mammoth Lakes, en California, vio escrito en su tabla la leyenda ‘¿Quieres casarte conmigo?’. Fue un sí rotundo: contrajeron matrimonio en Costa Rica, el 7 de enero de 2006.

Sin embargo, dos años después, y en medio de especulaciones de todo tipo, confirmaron un secreto a voces: estaban separados. 

Pero el lazo entre ellos era fuerte. Pink lo acompañó en el funeral de su hermano, y en marzo de 2009 hicieron pública la noticia de que estaban “saliendo”, pero con intenciones serias. “A veces hay qeu tomar un par de pasos hacia atrás para seguir adelante”, declaró él.

Fueron a terapia de pareja y jamás firmaron los papeles de divorcio

El 5 de febrero de 2010 se confirmó que nuevamente estaban juntos. ¿La lección aprendida? Ella dice que descubrió que, en una relación, no hay que tratar de cambiar al otro, sino trabajar en un mismo para salvar el matrimonio. Así, Cupido cumplió su cometido.