De aceptarse la recusación del Tribunal en caso Sobornos 2012-2016, el juicio empezaría otra vez desde cero

0
76


Una demanda de recusación busca proteger el principio de imparcialidad del juez. Así lo asegura el abogado y experto en Derecho Penal Julio César Cueva, quien agrega que una de las causales para plantear este recurso es que un magistrado haya conocido en una instancia previa, o conexa, el caso que dirime actualmente.

Y esta sería una de las excusas que motivaron a la defensa del expresidente Rafael Correa, a recusar a los tres miembros del Tribunal de Juzgamiento del caso Sobornos 2012-2016.

Los jueces Iván León, Marco Rodríguez e Iván Saquicela ya fueron notificados con la recusación, por lo que sus competencias para continuar el juicio por el delito de cohecho fueron suspendidas hasta que el Tribunal de Recusación resuelva. Tres habían transcurrido desde que se inició el juicio por cohecho.

Fausto Jarrín, abogado de Correa, cuestiona el manejo de los tiempos en el sistema de justicia y señala que estaría condicionado al lanzamiento de una moneda, que se acelera o demora de acuerdo con el lado con el que cae. Recordó que presentó la demanda de recusación el jueves pasado, a las 08:15, y recién el lunes le notificaron la calificación.

En tanto, ayer el Tribunal de Recusación fijó la audiencia para conocer la demanda de Correa el viernes, a las 10:30.

Cueva señala que en caso de que León, Rodríguez y Saquicela pierdan la competencia del juicio, este comenzaría de cero y con un nuevo Tribunal conformado por la Corte Nacional de Justicia, mediante sorteo.

“El problema del caso Sobornos es que lo actuado hasta ahora se anula y hay que empezar de cero, porque se violaría el principio de inmediación, los jueces nuevos no escucharon a los que ya testimoniaron”, explica el jurista.

Para Jarrín, “técnicamente” ya no habría jueces nacionales competentes para conocer el caso, debido a que los que quedan ya habrían “pasado por los tribunales de apelación de las prisiones preventivas…”.

Sin embargo, Cueva señala que la Corte Nacional podría hacer uso de los 21 conjueces nacionales. “Eventualmente podría ser así, pero el problema es que si no estoy equivocado varios de los conjueces también han conocido ya elementos de este proceso…”, dijo Jarrín.

Otro problema que ve el abogado del exmandatario en la conformación de un nuevo Tribunal de Juzgamiento es que muchos de los jueces son temporales, nombrados por el Consejo de la Judicatura tras el último proceso de evaluación que dejó fuera más de 20. “Los jueces temporales no están garantizados en su inamovilidad, no son jueces imparciales porque su permanencia depende de sus decisiones…”. (I)

Varios Estados han sido sancionados por permitir que existan sentencias sobre todo en sede penal, cuando han existido jueces (temporales) que no gozan de inamovilidad…”. Fausto Jarrín, abogado de Rafael Correa