Hristo Stoichkov, entre sus memorias y el fútbol moderno

0
91


Hristo Stoichkov es muy diferente a ese imaginario que quedó por sus actuaciones en la cancha, cuando por 1994 era conocido como un jugador fuerte, que no le negaba un choque a nadie y que era el primero en salir al frente para cualquier problema. Incluso, él los provocaba.

Ahora, a sus 54 años, luce muy amigable, posa para las fotografías con paciencia y hasta hace bromas.

Y ante esa gran segunda impresión, su descarga se resume en una frase: “El 99 % de las personas no me conocía. Todos se quedaron con esas imágenes de la cancha, pero por fuera soy muy distinto”, dijo sonriendo ayer, antes de su conferencia en Quito, como parte del programa previo a la entrega de los premios Bichito del Fútbol.

Durante la tertulia, incluso estuvo al borde de las lágrimas cuando habló de Johan Cruyff, quien le llevó al Barcelona de España, donde su carrera alcanzó los picos más altos. Mirando al cielo, repitió en varias oportunidades que el holandés fue la persona más importante en su vida.

Stoichkov, goleador del Mundial de Estados Unidos 1994, meditó sobre algunos temas relacionados al fútbol. Uno de los más fuertes, para él, es la influencia del dinero en el deporte. “Mató al fútbol”, sentenció.

Según él, ahora los clubes fichan por fichar, solo sacan la billetera y no saben lo que compran. No analizan. Antes, aclara, cada movimiento era muy bien pensado sobre las necesidades de los equipos.

De su época también valora ciertas libertades, que ahora son consideradas como pecados capitales. “En el camerino hasta se fumaba, no era considerado como un delito. Y los entrenadores lo sabían”.

Si bien en Barcelona ganó todo, valora mucho su aventura en la selección de Bulgaria, principalmente su paso por el Mundial de 1994, en el que llegaron hasta las semifinales. “Creo que Bulgaria no volverá a vivir algo similar, sin duda fue histórico. Igual, nadie me hará cambiar de parecer, el árbitro nos robó, ese hijo…”, lamentó.

De paso, aprovechó para aclarar uno de los grandes mitos de la historia. “Los jugadores nunca armamos las alineaciones en el Mundial”. Contó que muchas notas de prensa de la época señalaban que él y su grupo de compañeros le señalaban al entrenador los nombres de los titulares. “Nos consultaba porque éramos jugadores internacionales, pero siempre tuvo la última palabra, nunca impusimos nada”, aseguró.


HRISTO STOICHKOV Y MR (31173444)

Hristo Stoichkov: Jordi Cruyff no se asustará con nada

Leer más

En su última reflexión, se dio tiempo para criticar al videoarbitraje (VAR). Pero hizo una aclaración. Como sistema, insistió, es muy bueno, pero no se está aplicando correctamente. Considera que el VAR debe ser manejado por un entrenador de fútbol, dos exjugadores y dos árbitros, ya que “no todo contacto es falta, uno como jugador puede ayudar a determinar mejor esas cosas”.