Jubilación patronal: Solo el 1% de trabajadores lleva 25 años en una misma empresa

0
209


Las reformas laborales del Ejecutivo aún siguen pendientes y ponen en expectativa a los asambleístas.

Roberto Gómez (separado de CREO) afirma que se trabaja de acuerdo con el cronograma de la Comisión de Derechos de los Trabajadores “que está corriendo, y que empieza por agrupar proyectos, pero es una pena que el Gobierno después de tanto tiempo todavía no presente algo tras tantos diálogos que ha tenido”.

Entre esos proyectos está analizar el Código Orgánico Integral del Trabajo, que según la asambleísta Marcela Holguín (RC), ya empezó a tratarse el primer libro. “Aquí se incluye a personas de todos los sectores: público, privado, para que nos sigan dando sus aportes”, señaló.

Holguín cree que si el Gobierno envía las reformas, podrían ser con el carácter de económico urgente.

Nosotros estamos a la expectativa de las reformas. Creemos importante que se dé la visión del Gobierno de cómo atacar el desempleo que existe (…), es una situación preocupante”, Marcela Holguín, asambleísta

Desde este año, el ministro del Trabajo, Andrés Madero, se ha referido al tema, pero sin mencionar fechas.

En algunas entrevistas comentó que las reformas no vulnerarán los derechos de los empleados y que existen acuerdos sobre asuntos por incluir.

Antes de la paralización de octubre, el régimen planteaba la creación de tipos de contratos para emprendimientos, teletrabajo y un fondo patronal.

En esta última indicaba que este fondo de jubilación patronal consistía en un aporte del empleador equivalente al 2% de la remuneración mensual. El objetivo era ampliar a los beneficiarios, pues pocos llevaban 25 años en la misma empresa. (Ver imagen).

Actualmente hay 24 924 trabajadores con contratos vigentes en el sector privado que laboran 25 años o más para un mismo empleador. Esto, según cifras del Sistema Único de Trabajo, de esa cartera de Estado. A nivel nacional son 2,4 millones de contratos registrados.

Sobre ello los asambleístas dijeron que no pueden adelantar si se tratará o no y que todo se analizará a detalle cuando lleguen las reformas.

Mariana logró seis ascensos en su primer empleo

Nunca imaginó cumplir 25 años en su primer trabajo y más aún ascender seis cargos. Dice que este alcance es fruto de oportunidades y humildad. Así lo asegura la manabita Mariana Guananga, de 44 años.

Ella labora en Almacenes Tía desde 1994. “Lo bueno de la empresa, de la cual me siento orgullosa, es que nos da oportunidad y uno tiene que aprovechar”, dice.

Guananga se inició como cajera/perchera, señorita de cómputo, inspectora, jefa de administración de mercadería, luego a gerencia de operaciones y ahora es supervisora zonal.

En este último cargo, en el cual lleva tres años, supervisa cinco locales, dos en la isla Trinitaria y tres ubicados en el suburbio de Guayaquil. Y tiene 130 personas a su cargo.

Es responsable del orden de cada sucursal, su funcionamiento operativo, administrativo y de recursos humanos.

Mariana Guananga es supervisora en varios locales de Tía. Foto: Belén Zapata Mora.

Ella aún recuerda cómo llegó a la empresa como si fuese ayer: “Vi las colas en Tía mercado, en Santa Elena y Sucre (en 1994), dejé mi currículum e hice las pruebas y saqué bien”.

Además cuenta de su traslado “a su tierra natal” en 1996. “Me pasaron al primer local inaugurado de Tía en Manta y yo decía: desde mi tierra, mi familia”.

Después pasó a la matriz en Guayaquil, en las calles Chimborazo y Luque. En total ha estado diez años en locales y quince en oficina.

Mariana ingresó cuando la empresa tenía 14 locales, ahora suman 229 a nivel nacional. “No me imaginaba llegar, pero va pasando el tiempo y me gusta lo que hago, el contacto con los clientes”, expresa.

Guananga menciona que ha logrado cumplir metas personales y familiares. “He aprendido y gracias a mi trabajo tengo mi casa y auto. Sigo luchando con mis hijos para que alcancen una carrera, el mayor tiene 17 años y ya se está graduando. Tengo dos más de 15 y 8 años y mi meta es que sigan estudiando”, comenta.

En estos 25 años pasó un duro momento y ocurrió en las protestas de octubre. Ella estuvo en un local que fue saqueado y afirma que solo pensaba en sus hijos: “Sí estaba con temor de que algo me pasara”.

Ella aún no espera acogerse a la jubilación patronal. Dice que aún “tiene mucho que dar”.

Adaptarse a cambios le permitió estabilidad

Estar en constante aprendizaje y adaptarse a los cambios tecnológicos le permitieron a Jorge Páez, de 60 años, tener estabilidad laboral.

Él lleva 25 años trabajando como secretario general de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).

Cuenta que ingresó desde la creación y posterior inauguración de la institución educativa en 1994. “Uno sueña en realizarse y en una universidad que ha ido creciendo con el tiempo me ha permitido crecer”, asegura Páez, quien siempre se ha desempeñado en esa área.

Jorge Páez es secretario general de la UEES. Foto: Cortesía.

Para el riobambeño este es su segundo trabajo y afirma que lo consiguió gracias a su experiencia en otra institución educativa, donde impartió clases de Lenguaje y Comunicación.

Páez, desde hace más de dos décadas, organiza, administra y arma procedimientos. A su cargo están dos asistentes y cerca de diez mil estudiantes en modo presencial y online.

Señala que entre las metas laborales cumplidas están emitir certificaciones virtuales y seguridades en los títulos con sellos holográficos.

Páez, al momento, no espera acogerse a la jubilación patronal. “Mientras mis facultades y talento fluyan naturalmente creo que puedo dar unos años más de experiencia al servicio del área que manejo”, indica.

Como un sueño lejano vio Ugarita el sumar 25 años

Como un sueño lejano vio Ugarita Moreta, de 46 años, el poder sumar 25 años de trabajo en Produbanco. Ella se inició a sus 21 años y se mantuvo en su primer empleo.

“Yo entré a Produbanco muy joven. Recuerdo que me gradué del colegio, me casé y cuando mi hija cumplió un año, decidí trabajar. Así fue mi primer empleo e ingresé al área de caja en Quito”, menciona.

El conocimiento y preparación le permitieron ascender, dice. Ella pasó de estar en caja a ser supervisora, subgerenta en tres áreas hasta llegar a jefa de entrega de documentos.

“Esto es un compromiso de parte y parte. La institución es muy buena y eso hace que la gente se sienta comprometida. Hace que la gente se motive y uno se hace carrera en el banco y no es estático”, expresa.

A lo largo de estos años, Ugarita no olvida la crisis financiera en 1999. Estuvo en el cargo de ‘cajera cambio’, donde entregaba a los clientes dólares por sucres.

Ugarita Moreta (d) es jefe del área de entrega de documentos en Produbanco. Foto: Cortesía.

También recuerda cuando ganó un concurso interno, logrando así quedar al frente de la escuela de caja. Estas experiencias resumidas en más de dos décadas la llevan a pensar: “Cuando entré al banco y veía a las personas que iban cumpliendo sus 10, 15, 20 años, para mí era eterno y decía: ojalá llegue. Pero ha pasado tan rápido y es una bonita experiencia con momentos duros y felices”.

Moreta, al momento, no espera jubilarse patronalmente, aunque sí lo ha pensado. “Porque no se conoce qué le depara el futuro, hay que estar preparados, no porque sea malo sino que son opciones que se tienen en la vida”, explica.

Ella señala que lograr una estabilidad económica le permitió realizar la maestría en Gestión de la Responsabilidad Social Corporativa y seguir educando a sus hijos.

Moreta considera que no es complicado sumar años en una empresa si se pone entusiasmo, aunque menciona que también depende de otros factores.

“Los tiempos cambian y las personas debemos modificar el pensamiento. Cuando empecé para las personas era muy bueno hacer carrera, quedarse mucho tiempo, hoy hay otra visión y es de sumar muchas experiencias y entre más empresas mejor”, indica. (I)