Licitación internacional para importar gas natural se concretará hasta abril del 2020

0
85



Quito –

Al menos tres directrices importantes en el sector de hidrocarburos se revelaron ayer, por parte de las principales autoridades del Gobierno. El ministro de Energía, José Agusto, y el viceministro de Hidrocarburos, Juan Carlos Bermeo, se refirieron a los planes que se realizarán con respecto a la importación de gas natural, el ITT y el campo Sacha. Lo hicieron durante un conversatorio entre los representantes del Gobierno y la empresa privada, organizado por el Rancho San Francisco y el empresario Nelson Baldeón.

Burneo explicó que el Gobierno busca concretar la importación de un promedio de 80 000 pies cúbicos diarios de gas natural, a través de empresas privadas. En un modelo parecido al que se busca implementar con la nueva Refinería de la Costa, se lanzará una licitación internacional en el primer cuatrimestre del 2020, a fin de que empresas interesadas presenten las opciones de negocio, tanto de la infraestructura, así como de una tarifa a pagar por la provisión del combustible. Se está trabajando en una normativa, indicaron.

El ministro del ramo, José Agusto, por su parte, explicó que en noviembre del 2020 estarían sacando los primeros barriles de petróleo de Ishpingo (800 diarios). Y que 18 meses después ya se podría llegar a 3700 barriles diarios.

Ishpingo es parte del ITT, ubicado en el sector del Cuyabeno. También indicó que en Ishpingo hay unos 800 millones de barriles enterrados y que para aprovecharlos se deben poner a funcionar nueve plataformas. Sin embargo, señaló que solo hay permiso para dos de ellas.

Agusto anunció que ha tomado una decisión sobre el campo Sacha, que es considerado la joya de la corona, pues genera unos 72 000 barriles diarios. Se ha decidido contratar a una empresa internacional que estudie el modelo y el comportamiento de este campo, a fin de identificar cuál será el mejor modelo de negocio.

Agusto dijo que Ecuador no puede continuar teniendo tanta riqueza enterrada y sin ponerse de acuerdo para poder aprovecharla. (I)