Nuevos créditos hipotecarios al 4,99 % de interés se darán con algunas condiciones

0
168


Quito –

No tener casa propia, poder entregar una entrada equivalente al 5 % del valor de la vivienda nueva por adquirir y mantener un ingreso de hasta $2920 al mes son los requisitos que deben cumplir los ciudadanos que quieran hacerse acreedores a los nuevos hipotecarios, que en los próximos días serán parte de la oferta de la banca privada y cooperativas del país.

Esto, luego de que hace pocas semanas el Gobierno emitiera un bono social en el mercado internacional, con el fin de crear un fideicomiso para financiar créditos hipotecarios en mejores condiciones para sectores vulnerables. Esto es un plazo de 20 a 25 años y una tasa de interés de 4,99 %.

El ministro de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), Guido Macchiavello, explicó que si bien aún se están afinando algunos detalles, es importante que los interesados empiecen a ubicar las unidades de vivienda que quieren adquirir para que después puedan acudir con su promotor inmobiliario a las entidades financieras a fin de poder concretar la operación crediticia.

Indicó que durante las próximas semanas se hará una explicación tanto a bancos privados como a cooperativas, para que participen en el fideicomiso.

También se está trabajando en los últimos puntos del instructivo que establecerá todos los pasos a seguir para conseguir el crédito.

Macchiavello explicó que el programa para financiar las viviendas cuenta al momento con $538 millones: $400 millones de la colocación con la garantía del BID, otros $70 millones provenientes del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y $68 millones más que ya se habían estado gestionando como parte de un fideicomiso de la Corporación Financiera Nacional (CAF). Sin embargo, la meta de colocación a través de la banca privada es de $1358 millones.

¿Cómo se logra que los $538 millones lleguen a esa meta? Según José Andrés López, secretario del Gabinete Económico y Productivo, esto se logrará a través de la titularización de cartera.

El Estado invertirá en el 40 % de la cartera aportada por los bancos y con esa inversión estos seguirán colocando créditos.

Las casas que se pueden financiar dentro del programa de copago son desde $22 680 hasta $40 000, que son las pertenecientes al segmento 2.

Otro segmento son las de más de $40 000 hasta $70 000, del segmento 3; y de $70 000 a $91 000 que son del segmento 4. Hay otras viviendas menores a $22 680, del programa de casas subsidiadas y que no le cuestan al ciudadano.

En tanto, el ministro Macchiavello explicó que hasta el momento se ha podido avanzar en la entrega de entre 60 000 y 80 000 unidades de vivienda.

Esta es una cifra inferior a la oferta de campaña de 250 000 viviendas por año que se había hecho por parte del Gobierno al inicio de su gestión. Dijo que en el 2020 podrían hacerse unas 100 000.

Lucio dice tener listo su plan de gobierno

Los “bonos soberanos sociales” por $400 millones que emitió Ecuador hace pocos días son nueva deuda emitida por el país. Tal como los bonos soberanos regulares que se colocan en mercados internacionales tienen un plazo de pago y una tasa de interés.

Lo distinto de estos bonos sociales es que los dineros levantados por la colocación tienen un destino específico que en este caso es el financiamiento de vivienda, y que además cuentan con el respaldo o garantía del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Por ello el endeudamiento tuvo mejores condiciones para el país.

Según Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, las condiciones del bono fueron 15 años plazo y a 7,25 % de interés. Si se hubiese hecho por la vía normal, sin la garantía del BID, se podrían conseguir tasas no menores a 10 puntos. Esto por el alto riesgo país del Ecuador (828 puntos al 20 de enero).

Ecuador es el primer país en emitir este tipo de bonos enfocados en vivienda con respaldo del BID. Antes se han visto experiencias similares pero con otros enfoques.

Chile buscó financiar infraestructura verde y para agua; Francia, recursos renovables y transporte; Nigeria, energía solar y reforestación; Bélgica, un proyecto de uso de la tierra, entre otros. (I)