Obra de poliducto Pascuales – Cuenca se encareció y enfrentó emergencias

0
20



El poliducto Pascuales-Cuenca, de 215 kilómetros, se presentó como un proyecto de trascendental importancia, como una obra por la cual el país había esperado casi 20 años. “Permitirá el transporte de gasolina, diésel y gas licuado de petróleo, beneficiando directamente a las provincias de Azuay, Azogues, El Oro, Cañar, Morona Santiago, Loja, Zamora, alejando para siempre el fantasma de la escasez y garantizando el suministro de combustibles”.

Sin embargo, su costo, sobreprecios, sobornos y fallas han marcado su operación. El presupuesto de la obra no debía superar los $200 millones, según la evaluación técnica de una consultora de Estados Unidos que señaló un sobreprecio del 150 % sin justificación, y advirtió que la estructura no cumple las normas que garanticen un funcionamiento seguro.

La construcción se adjudicó a Odebrecht por $369,9 millones, pero su costo se estimó en $623 millones. Odebrecht señala que este monto incluye no solo la construcción sino también reajustes de precios, expropiaciones, plan de manejo ambiental, tubería, fiscalización y estudios de ingeniería.

Por la construcción, Odebrecht aduce un costo de $ 547 millones, mientras que Petroecuador dice que el último presupuesto aprobado fue de $485 millones, $65 millones menos.

La obra del poliducto, mencionada con $5 millones en sobornos de Odebrecht, ha enfrentado emergencias desde 2018, por sus fallas en suelos y taludes del terminal de Cuenca. Su operación de bombeo se estima en el 50 % y su vida útil en menos de 25 años. (I)