Este artículo es una mentira

0
24


En realidad, “Este artículo es una mentira” es falso. Y ese es el punto de este artículo.

En septiembre de 2004, George Lakoff –investigador de lingüística cognitiva– publicó “Don’t think of an elephant” (No pienses en un elefante). La tesis de Lakoff era que las palabras no son neutras.

Si yo le pido que no piense en un elefante… usted va a pensar en el elefante. Porque “toda palabra [sic] evoca un marco…” en su mente. Y luego todo se entiende en términos de ese marco.

Si yo le muestro las letras p-a-p-a, entonces usted puede pensar en muchas cosas. Pero si le muestro esas letras y le digo “iglesia”, entonces usted pensará en el papa Francisco.

Si le muestro esas mismas letras, en el mismo orden y le digo que piense en “familia”, entonces usted pensará en el padre. Y si digo alimento, pensará en el tubérculo. Esto se llama “framing” (encuadre).

Cuando titulé este artículo con la frase “Este artículo es una mentira” creé en su mente el encuadre que lo llevará a analizar todo lo expuesto acá como falso. Pero lo que escribo es cierto.

Así funcionan las fakenews.

Quien desarrolle el marco, encuadre, contexto, lleva las de ganar. Porque el marco generado en su mente va a filtrar el como ve, oye, siente, percibe, los siguientes estímulos que reciba.

Ahora, piense en un post en redes sociales o el titular de una noticia. ¿Sabía que el 95 % de las personas solo lee titulares? ¿Sabía que en redes, usted, hace barridas de titulares? Verdad de Perogrullo: se leen titulares primero. Todo lo que vea o lea a continuación estará en el contexto de la primera afirmación que aprehendió.

Ese es el poder de las palabras. Ese es el poder de los titulares. Es el poder de los memes. Framing. Encuadre.

¿Un ejemplo más pedestre? Cuando usted ve una foto enmarcada, o un cuadro en un museo, usted le presta atención a todo aquello que está dentro del marco. Y descarta, automáticamente, todo aquello que queda fuera.

Este encuadre, por cierto, no solo afecta cómo piensa. Influye en su toma de decisiones.

Porque nuestra manera de percibir el mundo circundante depende –en gran medida– de cómo nos presentan la información respecto a ese mundo.

Y todo esto es cierto. (O)