El Gobierno británico niega a Escocia la celebración de un segundo referéndum de independencia

0
106


Corresponsal en Londres
Actualizado:

Guardar

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, prácticamente no esperó a que Boris Johnson se acomodara en su silla de primer ministro tras ganar las elecciones del pasado 12 de diciembre, y el día 19 le envió una carta solicitando el permiso necesario para un nuevo referéndum de independencia en Escocia. La respuesta del premier ha sido un rotundo no, que además ha hecho público en su cuenta de Twitter.

«Hoy he escrito a Nicola Sturgeon. El pueblo escocés votó decisivamente para mantener unido a nuestro Reino Unido, un resultado que tanto el gobierno escocés como el británico se comprometieron a respetar. Hagamos de 2020 un año de crecimiento y oportunidades para todo el Reino Unido», ha escrito Johnson en su cuenta de Twitter.

A continuación, el primer ministro ha puesto una imagen de la carta, en la que le indica a Sturgeon que «usted y su predecesor hicieron una promesa personal de que el referéndum de Independencia de 2014 fue un voto de una vez en una generación», y continúa diciendo que «el pueblo de Escocia votó decisivamente esa promesa de mantener unido a nuestro Reino Unido, un resultado que tanto el gobierno escocés como el del Reino Unido comprometieron respetar en el Acuerdo de Edimburgo».

Más estancamiento

Basándose en esa promesa, añade Johnson, «el Gobierno del Reino Unido continuará defendiendo la decisión democrática del pueblo escocés y la promesa que usted les hizo. Por esa razón, no puedo aceptar ninguna solicitud de transferencia de poder que conduzca a más referéndums de independencia». Además, el primer ministro considera que «otro referéndum de independencia continuaría con el estancamiento político que Escocia ha vivido en la última década».

Sturgeon, que había solicitado el traspaso de poderes al Parlamento autonómico de Escocia para poder celebrar legalmente la consulta en la segunda mitad de este año, respondió también a través de la red social, afirmando que «los conservadores están aterrorizados por el derecho de Escocia a elegir, porque saben que cuando se nos dé la opción, elegiremos la independencia». La respuesta por supuesto no supuso ninguna sorpresa, ya que en múltiples ocasiones anteriores Johnson había negado la posibilidad de una segunda consulta.

«Esta respuesta es predecible, pero también insostenible y contraproducente. Escocia tendrá derecho a elegir», afirmó Sturgeon, que anunció que a finales de este mes «también volveremos a pedirle al Parlamento escocés que respalde el derecho de Escocia a elegir nuestro propio futuro».

En las elecciones del pasado 12 de diciembre, el Partido Nacional Escocés, liderado por Sturgeon, obtuvo 48 de 59 escaños.