«El “aventurismo” de Trump es la causa del derribo del avión», señala el embajador de Irán en España

0
108



Actualizado:

Guardar

El embajador de Irán en España, Hassan Ghashghavi, afirmó este martes que es muy posible que haya personal civil y militar entre los detenidos por su presunta responsabilidad en el derribo de un avión comercial el pasado 8 de enero, que costó la vida a 176 personas, tras el lanzamiento de un misil. Lo hizo en la que fue su primera rueda de prensa desde que asumió el cargo en nuestro país, hace un año. No aportó, sin embargo, más datos a la información ofrecida horas antes por el portavoz del Poder Judicial, Gholamhosein Esmaili. Por la tarde, Reuters señalaba que entre los detenidos se encontraba la persona que había distribuido el vídeo en el que se veía el impacto del misil en el avión comercial. Lo que sí quiso subrayar Ghashghavi es que se hará «un proceso judicial justo», y los resultados serán anunciados «tanto ene Irán como a todo el mundo» (en al avión viajaban ciudadanos iraníes, británicos, canadienses, afganos, alemanes, ucranianos y suecos). Una demanda justa por parte de los familiares, a los que pidió «paciencia».

Ante los cuestionamientos por la tardanza en asumir que el accidente fue consecuencia de un error humano -y no un problema técnico del aparato, la primera versión ofrecida por las autoridades iraníes-, el diplomático la refutó subrayando que en este tipo de accidentes, de aviones con pasajeros, «las causas no se pueden determinar en un solo día. Y eso ocurre en todo el mundo». A lo que añadió que «Irán es el primer pais del mundo que en tan poco tiempo, tres días, ha salido a reconocer tanto el error como la responsabilidad», frente a otros casos en los que se han tardado meses e, incluso, hasta 10 años. «Los tres días de los que estamos hablando responden a la jerarquía de los organismos correspondientes: el sistema de defensa antiaérea, cuyas conclusiones pasaron al mando mayor de las FF.AA. y de ahí, finalmente, al Consejo Superior de la Seguridad Nacional del país», justificó.

Protestas dolorosas, y menores

Sobre las protestas surgidas el pasado sábado, tras el reconocimiento de la responsabilidad del Gobierno de Irán en el derribo del avión, el embajador se mostró comprensivo con el «dolor de los estudiantes que habían perdido a compañeros en el accidente», pero relativizó su intensidad, achacándola a las «exageraciones de los medios». Una protestas en las que, según Ghashghavi, no participaron más de «un millar de personas» frente a los millones que acudieron al funeral del general Qassem Suleimani, muerto el pasado 3 de enero como consecuencia del ataque de un dron de EE.UU. en el aeropuerto de Bagdad. Una cifra que puede ser aún mayor cuando se cumplan 40 días de la muerte de héroe, convertido ahora en mártir. «Los iraníes ya se están preparando para participar en los actos religiosos, en los que según las previsiones podrían participar en todo el país, entre 40 o 50 millones de personas», señaló.

El embajador de Irán en España, Hassan Ghashghavi, este martes durante la rueda de prensa
El embajador de Irán en España, Hassan Ghashghavi, este martes durante la rueda de prensa – S. G.

En referencia a las condiciones de la muerte de Suleimani, Ghashghavi quiso recordar las circunstancias: «Fue a Irak por invitación oficial del primer ministro. Era una visita civil, no militar, a la que acudió en un avión civil, y se reunió con el primer ministro en un lugar no militar. El objetivo de su visita no era generar tensión, sino promocionar la paz y generar disensión -con Arabia Saudí-». Ahí es donde empiezan, según el diplomático, las «contradicciones» de Trump y sus «compañeros» -el secretario de Defensa, Mark Esper, y el secretario de Estado, Mike Pompeo- sobre los motivos que llevaron al presidente estadounidenses a ordenar el ataque contra el general iraní. «El presidente Trump dio un paso atrás el lunes por la noche porque vio que había muchas presiones, y dijo que ni siquiera importaba cuales eran los objetivos del general Suleimani. Pero después Pompeo lo desmintió, diciendo que respondía a un alarga estrategia de EE.UU., una estrategia que podría abarcar incluso a China y Rusia. Tal vez lo que está intentado EE.UU. es incendiar todo el mundo».

Para Ghashghavi es indiscutible que la causa principal de la tragedia del avión fue la muerte del general iraní. «Si no hubiera existido el asesinato de Suleimani, no habría existido el derribo. Sin este ambiente de guerra no habría tenido lugar este acto. El “aventurismo” del presidente Trump es la causa principal del derribo», afirmó ayer el embajador.

Acuerdo nuclear: una paella sin ingredientes

Tampoco faltaron preguntas sobre la situación en que se encuentra el agonizante acuerdo nuclear promovido por Barack Obama, y que el propio primer ministro británico Boris Johnson animó ayer a dejar a un lado y a cambio realizar uno nuevo con Trump. «Está vivo», sentenció, aunque matizó su respuesta con un toque culinario y local sobre en qué situación está. «Les pongo un ejemplo, el acuerdo es una paella, en la que tenemos la paellera pero los ingredientes se los ha llevado Trump a una habitación, y la ha cerrado con llave. Hay que quitarle la llave y recuperar los ingredientes», bromeó para después criticar que «la parte europea hable del acuerdo de Irán, pero no habla jamás de la otra parte». A lo que añadió que el cuerdo «no es un callejón de una sola dirección, es una gran autopista de doble sentido».