Confusión en EE.UU. sobre los motivos para matar a Suleimani

0
96


Washington
Actualizado:

Guardar

Casi dos semanas después de que ordenara matar mediante un bombardeo con misiles a Qassem Suleimani, Donald Trump no ha sido capaz de ofrecerle al Capitolio y a la oposición una explicación convincente sobre qué ataques inminentes planeaba el general de mayor rango en Irán.

Preguntado, Trump insinuó primero que Suleimani planeaba bombardear la embajada de EE.UU. en Irak. Después, en un mitin electoral, amplió la cifra a cuatro embajadas. En una rueda de prensa, su ministro de Exteriores, Mike Pompeo, confirmó que EE.UU. «tenía información específica sobre un ataque inminente, que afectaba también a embajadas».

Sin embargo, el ministro de Defensa de Trump contradijo ayer esas afirmaciones y dijo que entre la Inteligencia recabada para justificar el ataque contra Suleimani no había ningún plan concreto de bombardear embajadas de EE.UU. «No he visto informes sobre ataques a embajadas», dijo el domingo Mark Esper, quien opinó que las palabras de Trump podían ser fruto de su intuición o expectativas.

Lo cierto es que una turba asaltó la embajada de EE.UU. en Bagdad a finales de año, y la asedió por 48 horas, rompiendo el perímetro de seguridad. Los manifestantes protestaban por una serie de ataques aéreos de las fuerzas armadas norteamericanas contra una milicia financiada por Irán, en los que murieron 25 personas. Trump ha relacionado ese asalto, que provocó daños materiales en la recepción de la embajada, con las actividades de injerencia de Irán en sus países vecinos.