Mentiras

0
34



La Asociación de Diplomáticos Españoles, que representa a más del 75 por ciento de este cuerpo de funcionarios, salió en defensa de la ex ministra consejera en La Paz, Cristina Borreguero y del excónsul, Álvaro Fernández. De acuerdo a su comunicado, ambos actuaron con respeto a la «jerarquía», «conforme a las instrucciones recibidas y en ningún caso, de espaldas al Departamento».

Karen Longaric, ministra de Asuntos Exteriores de Bolivia, en entrevista con ABC, aseguró que Margarita Robles insistió mucho en que la «visita de cortesía», a la residencia de la exembajadora de México, donde se refugian varios exministros de Evo Morales, acusados de terrorismo y sedición, se hizo, precisamente, «a espaldas» suyas. Es posible que la sucesora temporal de Borrell en Exteriores estuviera al margen de la jugada a la que se sumaron los GEO, como también lo es lo contrario. Los servicios de Inteligencia bolivianos tienen dudas sobre este extremo, pero no sobre el conocimiento y conformidad del hecho –aseguran– del secretario de Estado de Cooperación Internacional para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia. Dicho de otro modo, insisten en que el Ministerio y el Gobierno de Pedro Sánchez, y ahora también de Pablo Iglesias, sabían y saben más de lo que callan que, más o menos, es todo.

Las hipótesis sobre el objetivo final de aquella visita son variadas pero la que gana más fuerza, por reiterada y por quien la sostiene, es la de que los GEO (en la fuerza lo niegan) se iban a intercambiar, con el rostro oculto por la braga de seguridad, por los dos pesos pesados de la casa: los exministros Juan Ramón Quintana y Héctor Arce, pozos de sabiduría infinita sobre los vínculos, non santos, entre el Gobierno de Evo Morales, la cúpula de Podemos y José Luis Rodríguez Zapatero, el abre puertas en España de auto exiliadas o exiliados del Movimiento Al Socialismo (MAS).

La situación en Bolivia es muy, muy delicada. Todo está en la cuerda floja. A las elecciones de mayo se puede llegar en paz, de forma violenta o no llegar. España haría bien en ayudar y aclarar cuanto antes un episodio difícil de imaginar y de explicar.