Carrie Filipetti: «Esperamos que el Gobierno de España mantenga su apoyo a Juan Guaidó»

0
92


Corresponsal en Washington
Actualizado:

Guardar

Se cumplirá pronto un año desde que Estados Unidos reconociera a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela y pusiera en marcha una campaña internacional para relevar a Nicolás Maduro. Este, sin embargo, ha demostrado una gran destreza a la hora de mantenerse en el poder. En Washington responsabilizan a Cuba y Rusia de la capacidad de resistencia del chavismo. Ahora, justo cuando un partido como Podemos, que simpatiza con el régimen de Venezuela, se dispone a entrar en el Gobierno, la subsecretaria de Estado adjunta de EE.UU. Carrie Filipetti, responsable de políticas hacia Cuba y Venezuela, dice a ABC en una entrevista mantenida el viernes en su despacho en Washington que confía en que la política exterior de España no se someta a cambios.

Acaban de anunciar nuevas restricciones a los vuelos a Cuba. ¿En qué consisten y por qué ahora?

Desde hoy no vamos a autorizar vuelos charter de EE.UU. a Cuba con la excepción de los vuelos a La Habana. Es algo coherente con nuestra política hasta la fecha de impedir que el régimen de los Castro reciba dinero o tasas de los contribuyentes estadounidenses, ya que ese dinero se emplea para la represión en la isla y en Venezuela.

Lo cierto es que la represión ha aumentado en los pasados meses.

Hay quienes cometen el error de interpretar el aumento de la represión como una señal de fuerza del régimen, y es lo contrario, es señal de desesperación y debilidad. Es una prueba de que todas las demás estrategias para controlar al pueblo han fracasado. Es algo común en Cuba y Venezuela. El régimen cubano tiene una de sus peores economías en la historia. En este momento es cuando el régimen encarcela a más activistas que apoyan la democracia. El caso de José Daniel Ferrer es claro, como el de otros 126 presos políticos detenidos de forma arbitraria en Cuba.

Fueron ustedes críticos con que el Gobierno enviara al Rey de España a Cuba. ¿Qué les pareció la visita?

Siempre queremos es asegurarnos de que cualquier visita internacional no legitima de forma no intencionada al régimen cubano y excusa su conducta. Creo que cuando fue a Cuba, el Rey de España dio un discurso muy fuerte en apoyo a las libertades civiles y el derecho a la disidencia. Y creo que fueron unas declaraciones de mucho impacto para el régimen cubano. Nos gustó mucho oírlas. Aun así, siempre seremos muy cautelosos sobre quienes visitan Cuba, los que puedan apoyar de forma inconsciente al régimen, o puedan ser manipulados por este. Pero creo que en el caso del Rey de España, su postura quedó muy clara.

¿En Venezuela, va a ser su estrategia penalizar a Cuba por su ayuda a Maduro?

Los cubanos han dejado muy claro que están dispuestos a caer con Maduro. Están listos a vender a su propio pueblo y a revertir cualquier avance hacia la democracia con tal de incrementar su control sobre Venezuela. Los cubanos, Rusia y China han decidido que quieren apoyar al régimen de Maduro a pesar de las imágenes que vimos el 5 de enero del régimen bloqueando por la fuerza el acceso de los diputados al parlamento en Caracas para impedirles votar.

Respecto a esas imágenes, y ese desafío del régimen, ¿cuál es la estrategia de EE.UU. en Venezuela ahora?

Hay más países que se están uniendo a la coalición en apoyo del presidente interino Guaidó porque se dan cuenta de que ese día se cruzó una línea. Aquel día el presidente de la Asamblea Nacional no pudo entrar al edificio. Países que tradicionalmente han sido más neutrales decidieron que esto era un paso demasiado lejos. El único país que salió en apoyo de las acciones de Venezuela el domingo fue Rusia.

¿Menospreció EE.UU. el compromiso del Kremlin con Maduro?

Pensamos en su momento que los rusos admitirían cuáles son sus intereses a largo plazo. Lo mejor para el futuro de Rusia hubiera sido apoyar al presidente interino Guaidó en la Asamblea Nacional. Aún confiamos en que cambiarán su comportamiento.

Entonces, teniendo en cuenta el apoyo ruso a Maduro, ¿cambia la estrategia de EE.UU. ahora en Venezuela?

Aprendimos mucho de 2019. Obviamente, nuestra campaña de máxima presión fue exitosa en lograr que el régimen de Maduro se pusiera en guardia. Esa desesperación ha puesto de manifiesto la verdadera cara homicida del régimen. Han acabado recurriendo a las técnicas de cualquier dictador, la brutalidad y la represión, para subvertir el proceso democrático en Venezuela. Y ahora que la comunidad internacional lo reconoce, creo que tenemos muchas oportunidades nuevas.

¿Sanciones?

Claro, continuaremos implementando sanciones contra los responsables de estas acciones antidemocráticas. Estamos trabajando para apoyar al presidente Guaidó y la asamblea nacional. Y hemos dejado claro que el régimen de Maduro fracasará en cualquier intento de manipular una elección.

En teoría hay elecciones parlamentarias en diciembre. El régimen ya ni siquiera reconoce a la OEA. ¿Qué garantías pueden tener de la validez de esas elecciones?

Las elecciones, bajo Maduro, nunca serás libres y justas. Punto. Lo venimos diciendo desde mayo de 2018. Escuchamos a varios países que dicen que las elecciones son la solución a esta crisis, porque lo serían si las convoca un gobierno de transición. Si las elecciones las convoca Maduro sólo veremos más manipulación y represión. O peor, como vimos el 5 de enero, violencia y agresiones físicas.

¿Opina que la división de la oposición venezolana ha sido perjudicial para esta?

Bueno, esto es otro de los éxitos del 5 de enero. Al final, 100 diputados votaron a favor del presidente interino, y le apoyaron en la presidencia de la Asamblea Nacional y de la nación. Son 100 de 160. No es sólo una mayoría. Es una gran mayoría.

Hemos visto esa violencia contra los diputados. Después de estas imágenes, ¿sigue pensando EE.UU. que el régimen, una parte de él, tiene cabida en un proceso de transición a la democracia?

Eso es algo que se someterá ahora a debate. Al final, son los venezolanos quienes deberán decidirlo. Lo que puedo decir con certeza es que cuanto más tiempo pase, menos probable será.

El presidente Trump dijo hace unos días que sabía que el cambio en Venezuela no iba a ser fácil. Hay mucha gente que cree que ese cambio se está demorando demasiado, especialmente quienes padecen la crisis.

Un cambio rápido en Venezuela hubiera requerido un mínimo de moralidad e integridad por parte del régimen de Maduro, algo que no se da. Lo que el Presidente quería decir es que no hay una contraparte en el régimen con la que consensuar una transición. No cabe duda que Maduro está dispuesto a sacrificar tantas vidas humanas, tantos recursos, tanta moralidad y tanta ética como le sea necesario para mantener el poder. Y con él, los cubanos.

¿Están satisfechos con cómo la Unión Europea ha reaccionado tras los últimos hechos en Venezuela?

Mucho, sobre todo después de que reconociera la reelección de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, anunciando una investigación sobre los hechos del 5 de enero y posibles sanciones. Es importantísimo que la UE siga centrándose en presionar a Maduro para que quienes sean responsables de abusos contra la democracia y los derechos humanos paguen por ello.

En España, el partido Podemos, con estrechos lazos con el chavismo, ha entrado en el Gobierno. ¿Cuál es su postura?

Hemos tenido excelentes relaciones con España y esperamos seguir teniéndolas, también con el nuevo Gobierno. Ha habido muchos cambios de Ejecutivo en otros países y en esos casos, aunque se pensó que podía haber motivos de preocupación, finalmente acabaron reconociendo y apoyando más al presidente Guaidó. Mire Argentina, que condenó de una forma enérgica al régimen de Maduro por sus acciones del 5 de enero. Así que esperamos mantener la cooperación que ha habido hasta ahora con España.

Cree entonces que la política de España hacia Venezuela se debe mantener como hasta ahora.

Tenemos una relación muy abierta con España y cuando hay desavenencias entre EE.UU. y sus aliados en Europa siempre somos muy honestos y directos con ellos. Si hay motivos de preocupación, los compartiremos.

A las autoridades españolas de les escapó Hugo Carvajal, un ex alto mando del régimen que iba a ser extraditado aquí a EE.UU. por narcotráfico. ¿Tienen alguna novedad sobre ese caso?

El señor Carvajal debe ser llevado ante la justicia como cualquiera que haya sido implicado en narcotráfico. Es un delito que EE.UU. se toma muy en serio. Esperamos que las autoridades españolas puedan localizarle y extraditarle para llevarle ante la justicia. Tenemos una gran fe en que las autoridades españolas pueden hacerlo. Sabemos que sus cuerpos de seguridad son muy eficientes. Confiamos en que lo apresen.

Hablaba usted de Argentina, y lo cierto es que su postura hacia Venezuela sí ha cambiado. Le han retirado las credenciales a la enviada de Guaidó…

Lo que queremos es que entiendan exactamente qué sucede en Venezuela. Esto no es un problema de derechas o izquierdas, sino de qué es correcto y qué no lo es. Lo que sucede en Venezuela es la destrucción de la democracia, las libertades fundamentales y los derechos humanos de todo un pueblo. Creo que todo el mundo estará de acuerdo con esta afirmación. El 5 de enero, por ejemplo, vimos como Argentina condenó las acciones del régimen de Maduro.