Trump aprueba sanciones «de miles de millones» contra Irán

0
55


Corresponsal en Washington
Actualizado:

Guardar

La Casa Blanca ha anunciado este viernes una nueva ronda de sanciones sobre Irán en respuesta al ataque con misiles a las bases de Estados Unidos en Irak, que no provocó bajas. Estas sanciones se centrarán en el sector del metal, una de las mayores exportaciones de la República Islámica, y además afectarán a ocho altos funcionarios del régimen.

«Como anunció el Presidente, hoy anunciamos una serie de sanciones sobre Irán por los ataques contra EE.UU. y sus aliados. Primero, el Presidente dictará un decreto con el que autoriza sanciones contra quienes posean, operen, comercien o ayuden a sectores de la economía iraní como construcción, manufactura, textil y minería», dijo el secretario del Tesoro [ministro de Economía] Steven Mnuchin.

Dado que los ataques no provocaron bajas, la Casa Blanca ha optado por estas sanciones, que incluyen 17 penalizaciones a empresas fabricantes y que comercia en el sector metalúrgico. Estima el Gobierno norteamericano que con esta ronda de sanciones «privará al régimen de miles de millones en ingresos», según ha explicado Mnuchin en la rueda de prensa, mantenida en la Casa Blanca.

A los iraníes sancionados, Mnuchin los ha identificado simplemente como «ocho altos funcionarios que lideran las actividades de desestabilización del régimen y estuvieron implicados en el ataque del martes con misiles balísticos».

En un discurso, el miércoles, el presidente, Donald Trump, anunció que no respondería a Irán con el uso de la fuerza, sino por otros medios. «Aunque seguimos barajando nuestras opciones en respuesta a esta agresión de Irán, impondremos nuevas y duras sanciones económicas sobre el régimen iraní. Esas fuertes sanciones estarán vigentes hasta que Irán cambie su conducta», dijo el Presidente.

El 27 de diciembre, una milicia respaldada por Irán, Kataeb Hezbolá, mató a un ciudadano estadounidense en un bombardeo en la localidad iraquí de Kirkuk. Dos días después, EE.UU. mató a 25 supuestos miembros de esa milicia en una campaña de ataques aéreos. El elevado número de bajas llevó a una turba a concentrarse en las puertas de la embajada estadounidense en Bagdad, en la que logró penetrar durante unas horas, provocando daños materiales.

La semana pasada, el presidente norteamericano, que estaba de vacaciones en Florida, recibió detalles de la inminente visita a Bagdad del general con más poder en Irán, Qassem Suleimani, que iba a verse, entre otros, con los líderes de la milicia iraquí que días antes había matado al ciudadano estadounidense. Trump dio la orden de matar a Suleimani, comandante de las temidas Brigadas Quds y artífice de las injerencias de lrán en todo Oriente Próximo. Ya en la madrugada del viernes en Bagdad, un ‹dron› [avión no tripulado] atacó con misiles el convoy en que viajaba Suleimani, que murió en el acto. En Teherán, el régimen islámico prometió una respuesta contundente.