Trump revela que mató al general Suleimani porque iba a bombardear la Embajada de EE.UU. en Irak

0
139


Corresponsal en Washington
Actualizado:

Guardar

Preguntado por los motivos reales que le llevaron a ordenar la muerte del general iraní Qassem Suleimani hace una semana, Donald Trump dijo este jueves que este «planeaba hacer saltar por los aires nuestra Embajada», en referencia a la misión diplomática de Estados Unidos en Irak. El presidente de Estados Unidos dio más detalles, y explicó que cree que el militar muerto «tenía más que una embajada entre sus planes de ataque».

Es la primera vez que el presidente de Estados Unidos se refiere a los motivos que le llevaron a ordenar, por sorpresa y sin consultar al Capitolio, un ataque contra el militar de mayor rango en la república islámica de Irán. Trump autorizó el bombardeo aéreo, ocurrido el viernes pasado en Bagdad, días después de que una turba asaltara la embajada de EE.UU. en ese país.

«Podrían haber tomado rehenes o matado a nuestros diplomáticos», dijo el presidente en la Casa Blanca en una conversación con la prensa durante un acto sobre reformas medioambientales

La Casa Blanca no ha dado más detalles sobre los ataques que le atribuye a Suleimani, muerto junto a líderes de grupos proiraníes cuando acababa de aterrizar en el aeropuerto de Bagdad.

Suleimani estaba desde 2007 en la lista de personas sancionadas por actividades terroristas del Tesoro [ministerio de Finanzas] de EE.UU., en concreto por los repetidos ataques de milicias financiadas y armadas por las Brigadas Quds, que comandaba desde Teherán ese mismo general. Según el presidente, a Suleimani se le mató por sus actividades terroristas, no por ser general en la cúpula militar de Irán.

Críticas de republicanos

El miércoles el presidente envió al Capitolio a informar del ataque contra Suleimani a su ministro de Defensa, Mark Esper, y la directora de la CIA, Gina Haspel. Un senador republicano, Mike Lee, dijo después que los informes de inteligencia que le había ofrecido la Casa Blanca en esa reunión a puerta cerrada son «los peores que he visto nunca, al menos desde el punto de vista militar».

La semana pasada, una milicia controlada por Irán, Kataeb Hezbolá, había matado a un ciudadano estadounidense, contratista de seguridad, en un bombardeo en la localidad iraquí de Kirkuk. En respuesta, Trump autorizó unos bombarderos aéreos en los que murieron al menos 25 iraquíes.

El Parlamento de Irak votó el 6 de enero a favor de pedir la salida de las tropas de EE.UU., aunque la resolución no es vinculante. El presidente Trump dijo que él está a favor de sacar a las tropas de Irak, pero que este no es el momento, y que además el gobierno de esa nación árabe debería pagar el coste de construir las bases atacadas este miércoles, además de otras construidas o remodeladas por EE.UU.