Los investigadores ucranianos quieren buscar restos de un misil ruso donde cayó el Boeing siniestrado en Irán

0
132



Actualizado:

Guardar

Los investigadores ucranianos que intentan aclarar el siniestro del Boeing 737-800 estrellado ayer cerca de Teherán quieren buscar posibles restos de un misil ruso en el lugar donde el aparato cayó, después de encontrar información sobre esa posibilidad en internet, ha afirmado Oleksiy Danylov, el secretario del consejo de seguridad nacional, este jueves.

Ucrania está explorando varias posibles causas para el accidente del avión, un Boeing que pertenecía a la compañía Ukranian International Airlines. Entre esas posibles explicaciones, barajan el lanzamiento de un misil.

Las otras posibilidades que se barajan, según la información que ha compartido Danylov en su cuenta de Facebook, incluyen la colisión del avión con otro objeto, la destrucción y explosión del motor por un fallo técnico o la explosión del avión como consecuencia de un ataque terrorista.

«No entregaremos las cajas negras al constructor (Boeing) y a los americanos», dijo ayer el jefe de la Organización Iraní de la Aviación Civil, Ali Abedzadeh.

Muchas sombras

La negativa a entregar las cajas negras, clave para esclarecer el suceso, al fabricante del avión siniestrado, Boeing, ha levantado sospechas. También que el suceso se produjera la misma madrugada que Irán emprendió un ataque con misiles contra varias bases militares iraquíes con presencia de soldados estadounidenses.

A lo largo del día de ayer, las versiones sobre los hechos fueron variando. En un primer momento, la embajada de Ucrania en Irán afirmó que el siniestro se había producido por un fallo técnico, por el incendio de uno de los motores del aparato. Sin embargo, la embajada se desdijo horas después, señalando que el origen del suceso seguía siendo un misterio.

En esa línea, la aerolínea afectada, Ukranian International Airlines, afirmó que el avión era uno de los mejores de su flota y se encontraba en perfectas condiciones. También resaltó la experiencia y profesionalidad de los pilotos fallecidos, negándose a hacer comentarios sobre las teorías que apuntan a que el aparato pudo ser derribado por un misil.