El secretario de Defensa desmiente a Trump y niega que EE.UU. vaya a destruir patrimonio de Irán

0
140


Washington
Actualizado:

Guardar

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo este lunes que seguirán las «leyes de los conflictos armados» tras la amenaza lanzada por el presidente Donald Trump de atacar 52 objetivos iraníes, algunos de ellos importantes para la cultura persa, en caso de una represalia de Teherán.

En una comparecencia en el Pentágono, Esper pareció matizar la advertencia del mandatario, al ser consultado por la prensa si su respuesta significaba que no atacarían sitios culturales. «Esas son las leyes del conflicto armado», insistió el jefe del Pentágono, según reseñan medios locales.

El pasado sábado, Trump, aseguró que tiene identificados 52 objetivos de Irán para responder «muy rápido» y «muy fuerte» a las eventuales represalias de Teherán por la muerte en un ataque selectivo estadounidense del poderoso general iraní Qasem Soleimaní.

«Que esto sirva como una ADVERTENCIA de que si Irán ataca a cualquier estadounidense o activo estadounidense, tenemos identificados 52 sitios iraníes (que representan a los 52 rehenes estadounidenses tomados por Irán hace muchos años), algunos de ellos de muy alto nivel e importantes para Irán y la cultura iraní, y esos objetivos, e Irán mismo, SERÁN GOLPEADOS MUY RÁPIDO Y MUY FUERTE», sentenció Trump en Twitter.

«¡EE.UU. no quiere más amenazas!», añadió el mandatario, que eligió el número 52 por los 52 funcionarios estadounidenses que fueron tomados como rehenes en el asalto a la Embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979, cuando los dos países dejaron de tener relaciones diplomáticas.

La declaración del gobernante llevó a que este lunes la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, señalara que Estados Unidos se ha comprometido en múltiples convenios internacionales a respetar el patrimonio cultural en caso de conflicto.

La responsable de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) se reunió con el embajador iraní ante la misma, Ahmad Jalali, para abordar la situación en Oriente Medio y las amenazas sobre el patrimonio, según un comunicado de la organización.

Azoulay recordó que tanto EE.UU. como Irán han suscrito las Convenciones de 1954 para la protección de bienes culturales en caso de conflicto y de 1972 para la protección del patrimonio mundial, en la que los países «se comprometen a no tomar deliberadamente ninguna medida susceptible de dañar el patrimonio cultural y natural» en los países signatarios.

También señaló que la resolución 2347 del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptada por unanimidad en 2017, condena los actos de destrucción del patrimonio cultural.