Cecilia Chacón: La CIDH ha generado un malestar (en pedido de medidas cautelares para Jorge Glas)

0
106


Quito –

La secretaria de Derechos Humanos, Cecilia Chacón, se refiere en una entrevista a las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al exvicepresidente Jorge Glas. Reconoce un malestar por esto y que hay criterios políticos. Sin embargo, garantiza que el Estado ecuatoriano dará cumplimiento pleno al pronunciamiento del organismo internacional, aunque aclara que la limitante de las medidas cautelares es que la garantía de la vida y la integridad física, en este caso, se deben hacer en prisión.

Considera que el pedido de la CIDH se traduce en seguridad, protección, salud, “en condiciones de detención”. Además, se refiere a las condiciones en las que cumple prisión el exmandatario, tras recibir un hábeas corpus, tiene acceso a internet, está acompañado por un elemento o dos de la Policía cuando recorre el patio, recibe atención médica especializada, entre otros particulares.

P. ¿Cuál es la posición de Ecuador respecto al pedido de medidas cautelares para el exvicepresidente Jorge Glas por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)?

R. La Secretaría de Derechos Humanos recoge este pedido para darles cumplimiento. Cabe recalcar que aquí estamos hablando de un caso excepcional, porque el exvicepresidente Jorge Glas es una persona que ya cumple una sentencia condenatoria por un delito y que esta sentencia está vigente y en proceso de cumplimiento y, por lo tanto, es un detenido con sentencia por atentar contra los bienes del Estado. Esa es una diferencia particular que hay que hacer de otros casos de medidas cautelares.

P. ¿Ha habido pedidos de medidas cautelares para otros casos y la CIDH ha dicho que no tiene parte en eso?

R. Tenemos un antecedente en Ecuador, se pidieron medidas cautelares de beneficiarios de la cárcel de El Turi, a la cual la CIDH, en su momento, avocó conocimiento, pero no se hizo eco de ninguna medida cautelar porque consideró que no era su competencia.

P. ¿En este caso, la CIDH se está saliendo de sus competencias?

R. Creo que las medidas cautelares de la CIDH tienen un propósito específico, que es un propósito político y la CIDH tiene que considerar su rol fundamental de promover diálogos, acuerdos, entre los Estados miembros, pero, al mismo tiempo, respetar las soberanías territoriales, locales y mucho más de Ecuador, como país soberano.

P. ¿Se ha excedido la CIDH en este caso?

R. Pensaría que, una vez que se ha recogido el petitorio, la CIDH tiene su rol de recoger petitorios de quienes le soliciten y una vez que en este caso particular ha considerado un petitorio en tiempo récord y los ha hecho conocer a Ecuador, el Ecuador, a través del gobierno y la Secretaría de Derechos Humanos, lo que hace es respetar la condición de la Comisión.

Ecuador y en especial el gobierno del presidente Lenín Moreno ha hecho un esfuerzo fundamental por devolverle a la CIDH el respeto que antes no lo tenía, que antes no fue considerado.

P. ¿El Estado ecuatoriano puede hacer un llamado de atención a la CIDH por el tratamiento particular que está recibiendo un detenido y sentenciado, a diferencia del caso de Turi?

R. Son dos procesos con raíz en común, pero distinto… las quejas que tiene el Estado Ecuatoriano sobre la CIDH, las tiene que llevar la Cancillería del Ecuador, a través de diálogos o comunicados, para dar a conocer su preocupación sobre los criterios que tiene en este momento la Comisión, que son más políticos, que no ha tomado la CIDH en otros casos que ya hemos mencionado.

P. Usted dijo que la Comisión se ha excedido en sus funciones. ¿Por qué considera que es así?

R. Porque es es un caso muy particular, en el sentido de que hay una solicitud, o ya hubo anteriores solicitudes y la CIDH no hizo caso, hizo caso omiso. Estamos hablando de que las personas… pueden solicitar ahora medidas cautelares, cualquier preso y la Comisión Interamericana, obviamente, está generando un malestar, porque ya es un sentenciado, que está cumpliendo una pena que es por un delito en el Ecuador.

P. Además, está procesado por otro delito…

R. Así es. Entonces, si la CIDH va a hacer excepcionalidades específicas, tienen en este caso un sentido de carácter altamente político y yo considero que la Comisión tiene un principio ecuménico, que significa para todos los derechos humanos.

P. Entiendo que Glas no es tratado como un preso más, tiene una condiciones particulares en la cárcel de Latacunga, concesiones que ya ha hecho el Estado sin que existan medidas cautelares…

R. Anteriormente ya el exvicepresidente Jorge Glas obtuvo un hábeas corpus, que implica una revisión de medidas específicamente, para precautelar su condición de vida y seguridad, esto ha significado que esté en una celda fuera del pabellón común de privados de la libertad, esta es una excepcionalidad por su propia condición, se considera que es altamente vulnerable y que por lo tanto ha habido una excepcionalidad. Tiene acceso a internet porque el señor Jorge Glas está estudiando, tiene un policía, no tiene guardia personal, pero cuando sale a hacer sus caminatas en el patio le acompaña uno o dos policías a veces para que pueda hacer sus rondas en el patio. Por su condición de salud específica tiene posibilidades de tener acceso al sistema de salud público especializado.

P. ¿Las medidas cautelares podrían alcanzar a que sea trasladado a la cárcel 4 o a su domicilio para que cumpla su pena?

R. Como Secretaría de Derechos Humanos no podemos interrumpir o ir en contra de condiciones en las cuales ya se ha tomado decisiones judiciales. Los límites de las medidas cautelares radica en que no podemos como Ejecutivo exceder funciones que son de otra competencia, como es la Función Judicial. Eso no nos compete a nosotros pensar en otro tipo de condición de la cual la justicia tiene una potestad específica.

P. ¿O sea, están en potestad de garantizar los derechos humanos de Glas, pero en condición de detenido?

R. Exactamente, en condición de detenido y, cuál es esta condición específica que llama la CIDH, específicamente dos: los artículos 4 y 5 de la Convención que tiene que ver con la vida y la integridad física. Si queremos traducir, eso significa seguridad, protección, salud, en condiciones de detención. No nos olvidemos que es una persona privada de la libertad con sentencia, procesada.

P. ¿Cuándo se reúnen con las partes, pues la CIDH señala que deben concertar con sus abogados?

R. Hemos marcado una hoja de ruta. Este miércoles hacemos una reunión con las instituciones que son las instancias corresponsables de la integridad de la persona en situación de detención. Lo segundo, solicitamos al beneficiario de las medidas cautelares, Jorge Glas, nos notifique por escrito quienes serán sus representantes en este diálogo, puede decidir entre un familiar o sus abogados, esa reunión seguramente será el lunes 13, inmediatamente, el informe se elabora y se notifica a la CIDH hasta el 15, con los acuerdos que se han llegado. (I)