México y Argentina marcan distancias con Maduro tras el asalto al Parlamento

0
151


Corresponsal en Ciudad de México
Actualizado:

Guardar

México y Argentina se han puesto del lado de los aliados de Juan Guaidó tras expresar ambos su rechazo al bloqueo orquestado el domingo por el chavismo para tratar de evitar que el político venezolano extendiera su mandato como presidente de la Asamblea Nacional. Así, el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador y del argentino de Alberto Fernández fueron críticos con el régimen de Nicolás Maduro por impedir el acceso de diputados al parlamento venezolano.

«El legítimo funcionamiento del Poder Legislativo es pilar inviolable de las democracias», indicó la Secretaría (Ministerio) de Relaciones Exteriores de México a través de su cuenta de Twitter. «Impedir por la fuerza el funcionamiento de la Asamblea Legislativa es condenarse al aislamiento internacional. La Asamblea debe elegir su presidente con total legitimidad», indico por su parte Felipe Solá, Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina también en redes sociales.

Sin embargo, Argentina y México no firmaron el lunes un comunicado en bloque que publicó el Grupo de Lima, integrado por un grupo de países americanos -con el liderazgo de Chile, Colombia y Brasil- que surgió en 2017 como reacción a la quiebra constitucional por parte de Maduro tras la creación de la Asamblea Constituyente.

«Los gobiernos de Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Venezuela, países del Grupo de Lima, condenan el uso de la fuerza por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro para impedir que los diputados de la Asamblea Nacional puedan acceder libremente a la sesión», indicó el comunicado.

La llegada de López Obrador a la presidencia de México en diciembre de 2018 supuso un giro de 180 grados de la política mexicana con respecto a Venezuela. Bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), el país mesoamericano se había convertido en uno de los más fervientes críticos contra el chavismo dentro de la Organización de Estados Americanos.

Igualmente, el inicio del mandato presidencial de Alberto Fernández en diciembre de 2019 también ha supuesto un giro de Argentina con respecto a Venezuela. Mientras que Mauricio Macri fue uno de los primeros en reconocer a Guaidó como el presidente interino de Venezuela, Fernández aboga ahora por explorar una «una tercera posición».