El Pentágono informa por error a Irak de la salida de las tropas de EE.UU.

0
92


CORRESPONSAL EN WASHINGTON
Actualizado:

Guardar

En el punto máximo de tensión con Irán, y un día después de que el parlamento de Irak aprobara una resolución no vinculante para expulsar a las tropas estadounidenses de su territorio nacional, el Pentágono envió este lunes por error una carta oficial en la que notificaba accidentalmente la retirada completa de ese país árabe en el que retiene a 5.000 uniformados.

La carta, fechada el 6 de enero, está firmada por el general de brigada William Seely, comandante de las fuerzas conjuntas de EE.UU. en Irak y va destinada a Abdul Amir, subdirector del departamento de cooperación militar en Bagdad en el ministerio de Defensa de Irak.

En ella, se anuncia “el reposicionamiento de fuerzas a lo largo de los próximos días y semanas para preparar movimientos posteriores”. Tras dar varios detalles, el general de brigada Seely asegura: “Respetamos su decisión soberana de ordenar nuestra salida”.

Si hubiera sido válida, la misiva hubiera sido la notificación formal de salida de las tropas norteamericanas, después de una guerra que duró desde 2003 hasta 2010 y una misión posterior de entrenamiento y apoyo que dura hasta hoy. Han muerto en Irak casi 4.500 soldados norteamericanos, en un largo conflicto que según varios estudios puede haber costado hasta dos billones de dólares (1’8 billones de euros) a los contribuyentes de EE.UU.

Sin embargo, cuando la prensa ha preguntado al secretario [ministro] de Defensa, Mark Esper, en un encuentro en el Pentágono, este ha negado que vayan a salir las tropas norteamericanas de Irak. “No se ha tomado ninguna decisión en ese sentido”, ha dicho.

Después, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el general Mark Miley, ha revelado que la carta es real, pero no está mal redactada y que no debería haberse enviado. “Se trato de un error accidental”, dijo el general.

Lo cierto es que la carta, a pesar de ser un borrador, fue enviada y recibida por el gobierno de Irak. Fue la oficina del Primer Ministro de ese país, Adil Abdul Mahdi, quien reveló su contenido a los medios iraquíes.