Modesto Correa dice que la dolarización en Ecuador no fue planificada

0
108



Modesto Correa, expresidente subrogante del directorio del Banco Central del Ecuador (BCE), se reunió con el presidente Jamil Mahuad horas antes de que, en enero del 2000 anunciara al país la dolarización. Entonces era el titular alterno en el directorio del Banco Central del Ecuador (BCE) y el único a favor de la medida.

Usted fue una voz disidente en el directorio del BCE al cual el presidente Mahuad acudió con su propuesta de dolarizar al país. ¿Por qué?

Había que poner un corcho a la inflación, a la devaluación (del sucre). El miércoles 5 (de enero de 2000), el presidente Mahuad llamó por primera vez a una reunión del directorio para decir que él estaba inclinado a tomar una decisión sobre la dolarización. Pero ni el presidente (del directorio, Pablo Better) ni la gerente general (Virginia Fierro) estaban de acuerdo. Yo manifesté mi posición de que había que poner un corcho. Mahuad se dio cuenta de mi posición discrepante.

¿Y qué pasó?

El viernes 7, como a las 18:30, me llamaron del BCE porque el presidente Mahuad me andaba buscando. Me convocó al Palacio de Carondelet, y he de haber estado una hora y media con él. Él decía: ‘Voy a anunciar al país que mi gobierno toma la decisión política de dolarizar la economía’. Mi pregunta en concreto fue: ¿Puede reunir al directorio ya?

¿Por qué era necesario reunir al directorio?

El directorio tenía que presentar un informe técnico-económico porque era un tema de tipo monetario-cambiario; era la adopción de una nueva unidad monetaria. Había que hacer un estudio técnico y una ley de transformación económica. Ese fin de semana se terminaron de presentar informes; con los técnicos del Central ensamblamos las cosas ese fin de semana.

Esos antecedentes motivan las críticas de que dolarizar al país no fue una decisión planificada…

Había mucha promoción de parte de economistas y empresarios de la Costa, que estaban de acuerdo con la dolarización.

Pero no de parte del Gobierno, que es hacia donde apuntan las críticas.

Sí, yo creo que hay razón para eso, para decir que no fue (una decisión planificada).

¿Por qué cree que no hubo la planificación desde la presidencia de Mahuad?

Esto estaba más en el campo del Central, que manejaba la política monetaria y cambiaria, y del Ministerio de Finanzas. Pero sí, en una decisión como esta tenían que ver el Ejecutivo y el Central. Aquello faltó. Pero Mahuad, y no sé con qué anticipación, ya había estado conversando con expertos internacionales.

El lunes 10, es decir, después del anuncio de Mahuad en cadena nacional, usted le envió una carta alertándole sobre ciertas medidas que debían tomarse para salir de la crisis. ¿Cuáles eran y por qué hizo esa alerta?

Saneamiento financiero, desagio, reestructuración de la deuda pública… Esas medidas de alerta ya se venían analizando en el BCE. Había ya bosquejadas medidas que tenían que tomarse frente a la crisis y frente a una reestructura económica.

¿Qué respuesta hubo?

El 11 (de enero), el presidente Mahuad pidió al Congreso una ley de transformación económica, pero once días después cayó su gobierno. (I)