Bolivia y VOX piden que citen a declarar a Zapatero, Garzón, Pablo Iglesias, Monedero y Errejón

0
110


La Paz (Bolivia)
Actualizado:

Guardar

Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero, por un lado. José Luis Rodriguez Zapatero y Baltasar Garzón, por otro. Todos ellos forman parte de la lista de españoles elaborada por el ministerio de Gobierno (de Interior) de Bolivia, en «acción conjunta» con VOX, para que testifiquen, en el marco de la la crisis desatada por el incidente, con los GEO de por medio, en la residencia de la embajadora de México en Bolivia, que terminó con la expulsión de la encargada de Negocios de España, Cristina Borreguero y el cónsul Alvaro Fernández.

El eurodiputado de Vox, Hermann Tertsch y el vicepresidente del partido, Victor González Coello de Portugal, anunciaron en una rueda de prensa en el Ministerio de Gobierno, junto al ministro, Arturo Murillo, el requerimiento presentado a la Fiscalía que, ahora, deberá decidir si da curso a la petición.

La Justicia boliviana investiga los nexos entre Podemos y el Gobierno del MAS que presidió hasta su dimisión, el 10 de noviembre, Evo Morales, actualmente asilado en Argentina. Las sospechas de malversación de fondos por parte de la anterior Administración y durante los catorce años de gestión de Evo Morales, se sustentan en presuntos acuerdos o contratos poco transparentes con miembros de Podemos. Estos vínculos podrían ser el «trasfondo», observó Hermann Tertsch, que explique la actuación poco clara de los cuatro GEOS que acudieron con los diplomáticos expulsados a la residencia de la exembajadora de México donde se encuentra refugiados siete ex ministros y dos altos cargos del Gobierno de Morales.

El Ministro Murillo, según los informes oficiales de que dispone, está convencido de que el episodio en el que los GEO, con el rostro medio cubierto y presuntamente armados, fueron impedidos de entrar en la urbanización La Rinconada, donde se encuentra la vivienda de la exembajadora en México, tenía como objetivo último facilitar la fuga de algunos de los prófugos de la Justicia. En especial de Juan Ramón Quintana y de Héctor Arce, los hombres que conocerían a fondo los detalles de los presuntos intercambios comerciales non santos entre Podemos y el anterior Gobierno.

El Gobierno boliviano sospecha que la cíclica presencia en Bolivia de los miembros de Podemos mencionados así como su participación en foros gubernamentales, podrían ocultar una posible financiación irregular. En ese contexto, no descartan que pudiera existir un virtual chantaje o amenaza de Quintana y Arce a Pablo Iglesias y de rebote a Pedro Sánchez, para tratar de acelerar la salida o la huída de los ex ministros acusados de delitos como sedición y terrorismo.

Herman Tertsch consideró que la investigación en Bolivia podría desembocar en otra en España. El diputado viajó a La Paz con el vicepresidente de Vox para conocer de primera mano estos vínculos y su posible relación con el incidente de la residencia de la embajadora mexicana. «Nos comprometemos a investigar hasta las últimas consecuencias», reiteraron en diversas intervenciones.

Junto al ministro Murillo, el eurodiputado, insistió ayer: «España le debe a Bolivia un gesto de desagravio por la situación del 27 de diciembre que es absolutamente inadmisible. Y el Gobierno le debe una aclaración mucho más seria que la dada, no solo a los bolivianos si no a los españoles, ambos son los mas interesados en conocer la verdad».