Los rivales de Netanyahu le acusan de hacer de Israel su Reino tras pedir inmunidad al Parlamento

0
95



Actualizado:

Guardar

El primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, imputado por corrupción y candiadto a las legislativas de marzo, las terceras en un año, ha pedido este mércoles la inmunidad al Parlamento israelí.

Los abogados del primer ministro han depositado la petición de inmunidad ante el president de la Knéset, el Parlamento israelí, según ha declarado el portavoz de Netanyahu, Ofer Golan.

Horas antes, Netanyahu había anunciado en conferencia de prensa su intención de pedir la inmunidad, «conforme a la ley», para «continuar sirviendo al país».

«Netanyahu sabe que es culpable», ha reaccionado Benny Gantz, gran rival del primer ministro, en una conferencia de prensa. «O prevalece la inmunidad, o los ciudadanos de Israel. O el reino de Netanyahu o el Estado de Israel», agregó Gantz, asegurando que se trataba de un día triste para la historia del país.

Terceras elecciones

La decisión de Netanyahu, que esta semana se refirió a la inmunidad parlamentaria como «una piedra angular de la democracia», apuntando su intención, tendrá como consecuencia una demora en el comienzo del juicio en su contra, probablemente incluso hasta después de las elecciones del próximo dos de marzo (terceras en menos de un año en el país, que vive un bloqueo político sin precedentes).

Como consecuencia del bloqueo, el comité parlamentario encargado de decidir sobre la petición de inmunidad no está formado (y la Cámara está disuelta). A no ser que la Knéset (Parlamento) opte por formarlo para decidir sobre esta cuestión, la decisión no se tomaría hasta la formación de un Gobierno y la designación de ese comité, después de los próximos comicios.

La decisión que tome el Parlamento en relación a la inmunidad se podría apelar ante el Tribunal Supremo, algo que demoraría aún más el comienzo del juicio.

De concedérsele la inmunidad, que debe ser ratificada por el pleno de la Knéset, esta permitiría a Netanyahu no ser enjuiciado mientras conserve su puesto.

Algunos analistas consideran que esta decisión puede tener un coste electoral significativo para Netanyahu, que se enfrentará en marzo a las primeras elecciones desde que fue acusado de corrupción por el fiscal general del Estado, Avijai Mandelblit, en noviembre, y las terceras tras dos fracasos en la formación de gobierno.

Los partidos israelíes representados en la Knéset no lograron acordar formar un Ejecutivo tras los comicios de abril y septiembre pasados, lo que ha sumido al país en un bloqueo político durante meses en los que la situación judicial de Netanyahu se ha ido agravando.