Mentira y anarquía en 2019: el año de las fake news en Ecuador

0
99



Las Fuerzas Armadas le piden la renuncia al presidente Lenín Moreno. Manifestantes se toman áreas estratégicas y dejan sin agua potable a Quito. La policía lanza granadas a los indígenas. Es una tragedia: hay 22 muertos.

Son mentiras. Noticias falsas o fake news, como se las conoce en el mundo digital, tan propenso a los anglicismos. Se metieron con virulencia en los celulares de los ecuatorianos durante el pasado octubre, el mes en que se alcanzó niveles inéditos de difusión de falsedades. Un fenómeno con el que el ciudadano común convivió con fuerza el 2019 al revisar su teléfono, al chequear sus grupos de WhatsApp, su Twitter o Facebook.

Es un asunto bien serio, pese a que para algunos un meme puede sacar una sonrisa y para otros muchos likes en su cuenta de Instagram. Es tan serio que tiene que ver con la estabilidad de la democracia y sus instituciones.

Y, por supuesto, es tan grave que quienes no quieren esa democracia ni esa estabilidad institucional buscan, en la receta de la desinformación, el caos.

En esto de las fake news aparecen quienes quieren hacer que la palabra ‘falsa’ se asocie con el periodismo, por ejemplo. Son aquellos a quienes al nombre ‘prensa’ le pusieron un apellido para deslegitimarla, para intentar hacerla menos creíble porque les molestaba su labor fiscalizadora, una función fundamental del periodismo en las sociedades democráticas.

Las fake news pueden ser otra metáfora del eterno desencuentro de un Ecuador partido. El símil de la incapacidad de diálogo. Es el “si no haces lo que quiero”, “si no aceptas lo que mi grupo quiere” invento, miento, estafo. Altero la realidad para crear anarquía. Para vencer en medio del desastre. Para, finalmente, luego de esa victoria, caminar en medio de los escombros posibles de un centro histórico destruido.

¿Cómo prepararnos, como sociedad, para un intento desestabilizador como ese? ¿Cómo asumir, en el vértigo de la cotidianidad, nuestra dosis de responsabilidad en la difusión de mentiras? En este 2020 un buen compromiso individual puede ser algo tan evidente como pensar antes de compartir. Recordar que un audio, un meme, una foto puede ser un asunto tan serio como la democracia. (O)