Más de 60 matrimonios del mismo sexo tras resolución en Ecuador

0
118



Quito –

El Registro Civil da cuenta de 62 matrimonios entre personas del mismo sexo en Ecuador, desde junio pasado en que se viabilizaron hasta noviembre.

En la provincia del Guayas se registró el mayor número: 27, luego Pichincha (21) y muy de lejos Santo Domingo (5). Y en total, entre hombres hubo 33 uniones y entre mujeres, 29.

Esto se produce una vez que la Corte Constitucional (CC), en junio, dio paso al llamado matrimonio igualitario, lo que permite que las parejas del mismo sexo puedan contraer matrimonio civil en el país. Los jueces constitucionales resolvieron dos casos de consulta de norma presentada por la Corte Provincial de Pichincha referente a las parejas Efraín Soria-Xavier Benalcázar y Rubén Salazar-Carlos Verdesoto.

Soria y su pareja se casaron el 31 de agosto tras 13 años de estar juntos. Para él, quien preside la fundación Equidad, organización que trabaja por la comunidad LGBTI y la prevención del VIH-Sida, es un proceso que de a poco va a ir calando pues la sociedad ecuatoriana sigue siendo conservadora. “Es muy importante seguir promocionando el tema de que la gente tiene este derecho, lo use y pueda acceder a todas las garantías que conlleva este derecho: seguro social, atención médica, reconocimiento de las familias y, sobre todo, trabajar socialmente”.

Para Pamela Troya, activista LGBTI y vocera de la campaña del Matrimonio Civil Igualitario en Ecuador, el objetivo principal fue lograr justicia, igualdad, reconocimiento, derecho y dignidad. Aspira a que a corto plazo genere un cambio cultural sobre los prejuicios alrededor de la homosexualidad.

Carlos Larco, quien presentó acciones legales de forma personal y representando al colectivo cristiano-evangélico Vida y Familia, prefiere no opinar sobre el modo de vida de las personas, pero espera que no se pretenda llegar al sistema educativo “vendiéndole la idea de que esto es absolutamente usual, normal y tan válido como el matrimonio de sus padres”.

El siguiente paso para Soria debería ser en una verdadera inclusión. Lamenta, por ejemplo, que en el Gobierno no haya un interlocutor con esos grupos. Entre temas que le inquietan está el acceso a la educación, dice que hay alto nivel de bullying homofóbico o que no haya protección en los lugares de trabajo. (I)