Maní, café y pitahaya, en proceso de registro

0
118


Quito –

Cuatro nuevas Indicaciones Geográficas (IG) de Ecuador dentro del Acuerdo Comercial con la Unión Europea (UE) –vigente desde 2017– están en proceso de reconocimiento.

Estas IG son nombres de productos con un vínculo con el lugar en el que se elaboran, menciona la Comisión Europea. Pueden ser o no agroalimentarios. Ejemplo de ello son el café de Colombia, pisco, champagne, cacao arriba… Indican además calidad, reputación y otras características exclusivas al entorno geográfico con factores humanos inherentes.

Según el Ministerio de la Producción, las nuevas IG son Pitahaya de Palora (Morona Santiago), maní de Transkutukú (Morona Santiago), café de Galápagos y Lojano, café de origen.

En el marco del Acuerdo Multipartes con Colombia y Perú, para el primer país hay 11 IG reconocidas y protegidas; para la segunda nación, 3 IG.

La Unión Europea registró en Ecuador 116 Indicaciones Geográficas por medio del acuerdo y el país dos que existían a la fecha: Cacao Arriba y sombrero de Montecristi. Sin embargo, la UE no tiene un sistema de protección comunitaria para artesanías, por lo que el sombrero será protegido cuando este sistema sea creado, explica el ministerio.

Sobre el trámite de las nuevas 4 IG, esa cartera de Estado indica que la UE debe remitir una consulta a las oficinas nacionales de los 28 países miembros, a fin de conocer si existen oposiciones por parte de terceros (por ejemplo por existencia de marcas previas con las que puedan causar confusión).

“La UE ha informado que ya se recibió la respuesta de las oficinas nacionales y están procesando esas respuestas”, informa el Ministerio, aunque precisa que no hay plazo determinado. Desde que entró en vigor el Acuerdo con la UE, el bloque no ha pedido protección para nuevas indicaciones geográficas.

Para Xavier Rosero, gerente técnico de la Federación Ecuatoriana de Exportadores, aún se debe trabajar en el tema. Señala que es un aspecto cualitativo que le da al producto de exportación un valor adicional porque cumple con características que son específicas, particulares, de una zona territorial. Entonces, eso le asegura la calidad, la trazabilidad del producto.

Además que los compradores tienden a pagar más.

Las IG europeas que están más al alcance del consumidor son quesos o lácteos, señala.

“Y lo más importante es que el acuerdo prevé que el tipo de quesos o el tipo de derivados de los lácteos que ingresan al Ecuador no son necesariamente los lácteos con los que compite la industria nacional; son segmentos, precios, características completamente diferentes. No hemos tenido ningún caso, de ninguna empresa que se haya quejado por quebrar por el acuerdo con la Unión Europea…”, dice. (I)