Carroceros desalentados por falta de igualdades

0
87



Ambato –

Para el presidente de la Cámara de Industrias de Tungurahua, que es parte del sector carrocero, Santiago Vargas, el año que termina ha sido positivo con meses de trabajo buenos y excelentes, pero también ha habido bajos.

El dirigente aseguró que lo positivo se debe a que en ciudades como Cuenca, Loja y Machala se cambió el parque automotor del servicio de transporte de pasajeros urbano, en el que ha trabajado la industria nacional.

Dijo que no puede decir lo mismo en lo que se refiere al trabajo de carrocerías para el sector del transporte de servicio de pasajeros intraprovincial, interprovincial e intracantonal, que –añadió– es más dinámico porque el parque automotor cambia año a año.

Expresó que se debe a que en ciertas operadoras al cumplir cinco años las unidades las cambian para mejorar el servicio, actualizar el vehículo y evitar que tengan una depreciación tan grande.

En este sector ha habido decremento en las ventas de carrocerías de alrededor del 18% al 20%, debido a la importación de vehículos, sin que se haya hecho cumplir el cupo de las unidades que se debe ingresar anualmente, explicó.

Comentó que la importación de vehículos es por la desigualdad en las condiciones de trabajo, porque el sector carrocero ecuatoriano tiene que cumplir más normativas de las que normalmente cumple un bus que viene desde el extranjero.

Los carroceros ecuatorianos tienen, por parte de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), once normativas que deben cumplir para homologar las unidades; sin embargo, para los importados se les hace cumplir entre dos y tres normativas.

Añadió que no todas las unidades importadas tienen un taller con especificaciones mínimas para la reparación o mantenimiento como exige una de las normas de la ANT.

“Esa es la desventaja en la que nosotros competimos, no nos importa que vengan carros importados, pero siempre y cuando las condiciones de trabajo sean las mismas para las dos partes, cosa que el Gobierno Nacional no lo hace”, indicó.

El dirigente confesó que las conversaciones mantenidas con el exministro de la Producción (Pablo Campana) y con el actual (Iván Ontaneda) no han dado resultados. Incluso consideró que el Ministerio actual tiene otras prioridades antes que impulsar la industria nacional, incluido el sector metalmecánico carrocero.

Vargas declaró que se espera que en el 2020, cuando se producirá nuevamente la renovación del parque automotor, se confíe en la industria ecuatoriana. (I)