Japón ahorca a un preso chino condenado por matar a un matrimonio y sus dos hijos menores

0
98


Tokio
Actualizado:

Guardar

Wei Wei, de 40 años y nacionalidad china, no ha podido escapar de la muerte. El reo, condenado a la pena capital en 2011 por matar a cuatro personas en junio de 2003 en la ciudad suroccidental de Fukuoka (Japón), ha sido ahorcado este jueves. Se trata de la tercera ejecución en lo que va del año en el país nipón, según ha informado Nius Diario.

Las víctimas eran todas de una misma familia. Un matrimonio y sus dos hijos, un niño de 11 años y una niña de 8. Todos fueron arrojados moribundos a aguas de una bahía, donde fallecieron.

El crimen se cometió cuando Wei Wei y dos compatriotas robaron la casa del matrimonio, que tenía un negocio de ropa. Los cómplices de Wei Wei lograron escapar de Japón a China, donde posteriormente fueron arrestados y condenados a muerte. Uno de ellos fue ejecutado en 2005, mientras que la pena del otro fue conmutada por cadena perpetua.

La aplicación de la pena de muerte a Wei Wei fue ordenada el pasado lunes por la ministra de Justicia, Masako Mori. La ministra aseguró que se trataba de una persona «extremadamente feroz y cruel» y que esta sentencia de muerte había sido muy bien estudiada durante el juicio.

Con este caso, son ya 39 los reos que han sido ajusticiados durante el Gobierno de Shinzo Abe, que ha estado en el poder ininterrumpidamente desde 2012. Previamente, estuvo al frente del Gobierno entre 2006 y 2007.

Japón es, junto con Estados Unidos, el único país industrializado y democrático que aún aplica la pena de muerte. La ejecuta en la horca, en secreto, usualmente sin aviso previo a los reos y sin testigos. A día de hoy hay 112 reos en Japón que están a la espera de que se les aplique la pena capital.